Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Literatura | Programación pasada
Presentación: Querida familia. Compilación de cartas de Manuel Puig (Editorial Entropía). Presentan Graciela Goldchluk, José Amícola, Mausi Martínez y Jesús Pascual.
Miércoles 28 a las 19:00. A las 21:00 se proyectará el documental de Mausi Martínez "Puig...95 % de humedad". Auditorio. Entrada libre y gratuita.


Editorial Entropía inaugura su Colección Puig con la publicación de “Querida familia:”, el primer tomo de cartas inéditas del autor de “Boquitas pintadas”.

El libro
:

El 27 de julio de 1956, a los veintitrés años, Juan Manuel Puig deja el puerto de Buenos Aires con una beca para estudiar en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Roma. Aunque el cine lo apasiona desde muy chico, e Italia es en ese momento el epicentro de un neorrealismo expansivo que se impone en las pantallas del mundo, el curso rápidamente decepciona a Manuel, que no llega siquiera a terminar el primer año del programa. Su desempeño como alumno es sobresaliente, obtiene los mejores puntajes y hasta realiza prácticas con René Clément y con Vittorio De Sica, pero la rigidez y el dogmatismo de algunos profesores –que se habían aferrado a “una serie de principios que manejaban como cachiporras”– terminan por cansarlo. Cosecha, sí, amistades y contactos que lo ayudarán a continuar vinculado al universo del cine, como guionista, traductor o asistente de diálogos en varias coproducciones.
De todos modos, frente al clima opresivo de una Buenos Aires chata que lo espera sin demasiado que ofrecer, Europa es una opción que lo seduce y lo retiene por un tiempo. En este sentido, la experiencia en el Viejo Mundo será prolongada, contundente y marcará para siempre tanto su vida personal como su carrera. Serán seis años (con un intervalo en 1960), innumerables trabajos (profesor particular de español, lavaplatos, telefonista, mozo) y decenas de ciudades en las que Puig ejerce el turismo relámpago (una pasión) o directamente se establece durante varios meses, en pensiones estudiantiles o alquilando algún pequeño departamento compartido. (Se podría afirmar, incluso, que en este deambular europeo también comienza otra constante en la vida futura de Puig, su vocación de ciudadano del mundo, en el sentido más amplio: vivió en Nueva York, México, Río de Janeiro, es cierto, pero también escribió en portugués, inglés, italiano).
Durante estos años de juventud, Manuel le envía a su “querida familia” (integrada por su hermano Carlos, su padre Baldomero y su madre Male Delledone) ciento setenta y dos cartas firmadas con el apodo doméstico de “Coco”, que se publican por primera vez en este volumen, respetando su frescura y su estilo coloquial.
Fechadas en Londres, Estocolmo, París, Málaga o Barcelona, estos textos íntimos ya evidencian el genio narrativo que hará eclosión definitiva en sus futuras novelas. De hecho estas cartas son –en sí mismas– una suerte de novela. Una sólida voz narrativa, líneas argumentales superpuestas, varios personajes y hasta un suspenso de lo mínimo que atrapará de inmediato a quien se adentre en estos relatos. El universo de esta correspondencia es vasto: podemos seguir las peripecias del viajero sudamericano que conoce Europa (y aquí todo cuenta, desde la descripción de la Acrópolis hasta el detalle de los gastos ocasionados por la tintorería), las del estudiante extranjero que aventaja a sus pares locales (su habilidad para los diálogos deslumbra a varios profesores), las del políglota que se vale de ese saber para sobrevivir (dando clases, oficiando de intérprete en una coproducción, realizando subtitulados de películas), las del maniático del cine (capaz de contar los centavos para asistir a decenas de películas, ir en peregrinación hasta la casa donde nació Greta Garbo o gastar pequeñas fortunas para ver a Ingrid Bergman en el teatro) y hasta las del incipiente guionista con deseos de reconocimiento (que escribe argumentos para ofrecer a sus “contactos” en la Metro-Goldwyn-Mayer).
Bajo todas estas tramas, sin embargo, subyace la más importante de todas. Como si se tratara de un relato de iniciación, los lectores de “Querida familia:” asisten a una metamorfosis: la que convierte a Coco en el escritor Manuel Puig. "Empecé a hacer una especie de bosquejo de los personajes antes de empezar el guión propiamente dicho y me entusiasmé y seguí... y está creciendo día a día... y puede salir una especie de novela ¿? No sé qué pasará, pero la gente que vio los primeros cinco capítulos pegó saltos de entusiasmo." Se trata, claro, de La traición de Rita Hayworth, primera novela de Puig e hito fundacional de la literatura latinoamericana.

Tanto la edición de este volumen de cartas, como las notas a pie que lo acompañan, estuvieron al cuidado de la Licenciada en Letras y profesora de Literatura Graciela Goldchluk, que entró en contacto con estos textos inéditos mientras preparaba un estudio crítico sobre El beso de la mujer araña. “Mi impresión fue instantánea”, dice Goldchluk, “allí estaba la novela póstuma que algunos imaginaron encontrar cuando en el escritorio de Cuernavaca aparecieron los manuscritos de ´Humedad relativa 95%´, un proyecto que hubiera sido su segunda novela, pero que Puig desechó para no retomar jamás. El tono de las cartas revelaba un narrador magistral, al mismo tiempo que dejaba ver la diferencia entre el lenguaje usado para la comunicación con la familia y el que emplearía el autor en su literatura.”

Querida familia: se completa con un glosario de términos del dialecto Parma-Piacenza (que Puig intercala ávidamente en sus cartas), y con un índice de las casi cuatrocientas películas que se mencionan a lo largo de la correspondencia. Para esta minuciosa tarea se contó con la asistencia de Ítalo Manzi, estudioso del cine y amigo personal de Puig.


Puig…95% de Humedad, de Hariet C.Martínez

Sinopsis:

Manuel Puig ve su primera película, La novia de Frankestein con sólo cuatro años, desde la cabina de proyección del cine de General Villegas...Era 1936, y su padre ya había inventado, se dice, la primer olla a presión y un aparato para ...quien sabe para qué.

Cuando en agosto de 1969 aparece Boquitas Pintadas, la novela con formato de folletín, tuvo una repercusión inesperada y su publicación causó la indignación del pueblo de Gral.Villegas,(su ciudad natal)...tanto que su posterior adaptación al cine no pudo verse durante años en el cine local.

La gente del pueblo se reunía en bares y esquinas para leer las páginas calientes de un libro que hablaba de ellos mismos...Puig los describía con total impunidad...cambiaba los nombres, pero los hechos...los hechos quemaban...
A escondidas, hombres y mujeres trataban de verse reflejados en ese complejo armado que dibujaba una trama compartida, ahora , públicamente....
La crítica dice...”La novela no está escrita en realidad por Puig, sino por sus personajes”...

Hoy, los habitantes de Gral.Villegas se empeñan en sobrevivir a su propia caricatura, pero no sin aferrarse a ellas en un agradecido intento de inmortalizar a quien, de hecho, los hizo viajar por todo el mundo.

Cada dos años, la gente del pueblo rinde homenaje Manuel Puig invitando a gente de las Letras, a Directores de Cine, a Críticos e Investigadores a reunirse y confrontar con la obra de Puig, mientras los estudiantes de teatro recorren las calles de Villegas organizando Performances en lugares puntuales, fácilmente reconocibles en su novela...Allí cobran vida sus personajes...allí una escena es interrumpida por alguna persona que dice ser descendiente de Nené (la heroína de Boquitas Pintadas) y dice que todo es mentira....

A diez años de su muerte, General Villegas propone el PROGRAMA PUIG EN ACCION levantando su propia apuesta... y Mausi Martínez cubrirá todo el evento, pero pondrá en marcha , bajo el sustento de una investigación minuciosa realizada durante dos años, la realización ,puesta en escena y dirección de una gran Performance, Puig...95% de Humedad, donde las verdaderas personas que inspiraron su literaura se transformarán en su propio personaje...para bucear en su propio inconsciente colectivo, “poblado del folletín”, como decía Manuel.

Y, a través de este recorrido, nuevamente, caeremos en el mecanismo puigiano de revelar, descubrir y esconder personajes.....


Manuel era un ser político hasta la médula, comprometido con su época...en tiempos en que el país pedía militancia hasta en la metáfora......Agitador, desacatado, abusador de los “Géneros Menores” y otras acusaciones...
Nuestra investigación buscará en la multitud de seres que lo empujaron al exilio, la figura del héroe que se rescata a sí mismo a través de su obra....Un exilio del cual Manuel Puig jamás se arrepintió.

La combinación de todas las voces...la asociación libre...el discurso interior...Un padre sin restricciones...un hijo con todos los permisos...
Así fue Puig.

Mausi Martínez


 Miércoles 28 de septiembre de 2005 a las 19:00