Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Prensa
07 de diciembre de 2006
Para difusión inmediata


malba.diseño
Moda con
identidad CRIOLLA
Del 8 de diciembre de 2006 al 15 de enero de 2007
Inauguración: jueves 7 de diciembre a las 18:30
Curadoras invitadas: Felisa Pinto y Victoria Lescano


Luego de las exitosas Hábito Malba (2003), Estilos Latinoamericanos (2004) y Moda en progresión. Bailón | GGrippo | Ramírez (2005), malba.diseño presenta Identidad criolla, una muestra dividida en tres bloques y centrada en la vuelta a la moda folk. Curada por Felisa Pinto y Victoria Lescano, han sido convocados para la cuarta edición del ciclo Mary Tapia y destacados diseñadores locales.

La muestra propone tres ejes desde aproximaciones antropológicas, arqueológicas y vanguardistas, y en una nueva lectura al formato habitual de los desfiles y pasarelas. Es un recorrido que empieza con “Retrospectiva Mary Tapia (Colecciones privadas 1966-2006)”, una revisión del trabajo de Tapia, pionera de la incorporación de tejidos, formas e inspiración criolla, de la cual se rescataron treinta prendas de colecciones privadas y serán exhibidas en maniquíes.

Luego, y a través de una videoinstalación realizada por Mariana Belloto y Carlos Trilnick, se documentan los trabajos de Medora Manero, Manuela Rasjido, Marcelo Senra, Araceli Pourcel, Mariana Dappiano, Martín Churba, Mariana Cortés, Gaba Esquivel y Clara de la Torre-Diana Dai Chee Chaug. Todos exhiben colecciones con inspiración folk desarrolladas en los últimos años.

Finalmente, Rodrigo Abarquero-Deborah di Stilio, Alejo y Javier Estebecorena, Cecilia Gadea, Pablo Ramírez, Celedonio Lohidoy, Laura Valenzuela, Chelo Cantón-Diego Trivelloni, Marcelo Ortega, Valeria Pesqueira y Prisl, creadores que pertenecen a la generación de moda de autor y que no han abordado nunca al folclore en su imaginario de moda, presentan versiones libres sobre el tema de la identidad criolla aplicado en accesorios camperos.

Según Lescano –y hablando en nombre de ambas curadoras-, “desde nuestras labores de investigación periodística en moda, nos propusimos documentar matices del estilo folk desde los años 60 a esta parte. Felisa, en sus crónicas de esos años, fue quien bautizó “antropóloga de la moda” a Tapia, y yo, por mi parte, suelo documentar labores y colecciones de diseñadores de la generación de autor. Notamos que hay un furor de la temática folk en las presentaciones más recientes en pasarelas locales, y que las principales revistas de moda del mundo empezaron a mirar hacia el folk argentino. La muestra es rigurosa en cuanto a la elección de diseñadores que trabajan la temática pero, también, es irreverente al reemplazar al desfile por una videoinstalación, o en convocar a diseñadores anti-folk para que investiguen en prendas emblemáticas del estilo gaucho.”



Mary Tapia 1966-2006, un ícono folk
Mary Tapia celebra sus 40 años con la moda y renueva su compromiso con lo criollo. Osada y visionaria, esta tucumana experimentó en los años 60 con la combinación de raíces netamente autóctonas en la vestimenta -el barracán, el ao poi, los aguayos, la chagua, el picote-, logrando prendas únicas, ricas en coloridos naturales y formas netas, por fuera de la producción en serie y los dictados de tendencias en la moda local.

Comenzó en la galería El Laberinto, pero su reconocimiento llegaría luego de realizar un audaz desfile al borde de la pileta de natación de los Baños Colmegna, adonde las modelos alternaban con atléticos jóvenes semi-desnudos. En el 69, Romero Brest la invita a exhibir sus “obras” en el Di Tella. Tapia bautizó a esa muestra Pachamama Prêt-à-porter. En la invitación escribía: “En Buenos Aires, la última moda no llega nunca. Porque recién seis meses después hay que ponerse lo mismo que usan las europeas. En cambio, qué bárbaro lo que hacen nuestras collas, o las mujeres del Paraguay o las indias de Zuleta en barracanes, ponchos, tapices y guardas bordadas. En esta colección se mezclan esas texturas con tejidos de otavalo y bayetas a mano, por lugareños de Cuenca, en Ecuador, o tapetes de Quito. Por todo eso, crear una moda argentina se convirtió en mi obsesión.”

A partir de allí –comienzos de los 70-, la ropa de Tapia se consagró entre las mujeres que frecuentaban la Galería del Este. En 1973 su colección viajó a Nueva York invitada por el Center for American Relations. También debutaría en el teatro L’Epée de Bois, centro de la vanguardia en París.

Nuevamente aparece su transgresión cuando, a su regreso de Francia, alquila una boutique en la Galería Promenade. “Para contrarrestar tanta burguesía –escribe Felisa Pinto- presentó su colección con una puesta audaz e inédita, muy informal para esos años: era “gente común” lanzada a la pasarela, caminando o estando, simplemente. Esa voluntad de espontaneidad quedó también ratificada en la elección de los materiales todavía no sacralizados en la costura y mucho menos en la alta costura.”

La Cámara Argentina de la Moda premió a Tapia, en 2001, con una Tijera de Oro, distinción máxima, y una Tijera de Plata a su trayectoria. Un año después, recibió el Premio Konex de Platino por sus dones en el arte de la costura.


El bloque uno se completa con un video que documenta las búsquedas y dichos de la diseñadora, producido especialmente para el ciclo y realizado por El Pampero Cine, con música de Atahualpa Yupanqui (tema “El Arriero”), interpretada por Gato Barbieri en 1974, en Nueva York.


Inspiración criolla, videoinstalación moderna
Las ropas que documentan, visten y desvisten los cuerpos de jóvenes integrantes de una compañía de danza en las tres pantallas de la videoinstalación realizado por Mariana Bellotto y Carlos Trilnick, corresponden a colecciones de nueve diseñadores argentinos: Medora Manero, Manuela Rasjido, Marcelo Senra, Araceli Pourcel, Mariana Dappiano, Martín Churba (Tramando), Mariana Cortés (Juana de Arco), Gaba Esquivel y Clara de la Torre-Diana Dai Chee Chaug (Manto), quienes las presentaron en pasarelas locales e internacionales, entre 1970 y 2006.

La selección va desde prendas realizadas en texturas obtenidas por Medora Manero en los años 70, pasando por Marcelo Senra, desde comienzos de los 90, hasta los diseños actuales de Manuela Rasjido.

Asimismo, Martín Churba rescata para esta ocasión prendas de su colección Monte y Mariana Cortés recupera sus colecciones La llama y Paraná.

Gaba Esquivel realiza un culto reversionando el gaucho look; Clara de la Torre y Diana Dai Lee Cheug lo hacen pero tomando a las coloridas telas del norte como punto de partida. Mariana Dappiano encuentra en las coreografías ecuestres su inspiración mientras que Araceli Pourcel recurre a Hollywood para citar estilos latinoamericanos.

Por su parte, Mariana Belloto comenta cómo se plasmaron los diseños en una videoinstalación: “El soporte de proyección juega con la deconstrucción imaginaria de una cajita de cristal. [...] Tres videos de danza e indumentaria o ropa en danza, componen el contenido virtual de la instalación. Cada video tiene un desarrollo coreográfico específico inspirado en alguna instancia referente al desfile. El diseño de moda aparece presentado en una relación que se establece entre cuerpo, danza e indumentaria”. Y concluye: “Un principio y un final que se une coreográficamente funde la obra en un loop interminable.”


10 diseñadores-10 reversiones folk
Cecilia Gadea, Alejo y Javier Estebecorena, Celedonio Lohidoy, Chelo Cantón-Diego Trivelloni, Rodrigo Abarquero-Deborah di Stilio, Marcelo Ortega, Valeria Pesqueira, Prisl, Pablo Ramírez y Laura Valenzuela -los creadores convocados a incursionar en versiones libres sobre iconografía de placards criollos- tienen en común ser algunos de los nombres más representativos de la generación moda de autor, pero también el hecho de no haber abordado nunca al folclore en su imaginario de moda.

La colección, surgida para ser exhibida en interiores de cajitas de acrílico, de formato 60x60x60, se ajusta el formato petit prenda, afín a las tiendas consagradas a souvenirs regionales. Las piezas de estilo campero reflejan la ideología de diseño de cada creador. Así, los diseñadores de Objeto (Abarquero y Di Stilio) diseñan un bolso simulador de ambiente criollo para situaciones de mate; Chelo Cantón (Mishka) ironiza sobre el campo argentino a través de su zapato-alpargata Tolón Tolón y Pesqueira Tm remixa las morfologías de la auténtica corralera gaucha en un buzo corralera. Celedonio Lohidoy deslumbra con un collar barroco construido con perlas, puntillas y base de seda, que también inspiró una versión rocker de Prisl, concebida para galas de gauchos rockeros.

Las aproximaciones a la bombacha de campo llegan en dos lenguajes opuestos. Por un lado, un bolso símil bombacha por el diseñador Marcelo Ortega (Unnmo) y, por otro, una petit bombacha bataraza con trama en blanco y negro, ideada por Pablo Ramírez. Alejo y Javier Estebecorena (He), por su parte, se inspirarían en la bota de potro, y Cecilia Gadea en el chiripá, volviéndolo femenino.

El bloque tres, “Versiones libres sobre moda criolla”, refleja los accesorios en vitrinas, como pequeñas obras de arte.


Artistas invitados para la inauguración
GRUPO TONOLEC

“Para nosotros, TONOLEC es la fusión genuina de un arte milenario con un arte moderno. Es el encuentro de dos culturas, donde cantos milenarios conviven armónicamente con loops y samplers. Desde el primer momento nos planteamos realizar una fusión verdadera entre la música toba y la electrónica, sin bastardear ninguno de los géneros, para lo cual fue necesario un arduo trabajo de campo y de investigación de la cultura qom. Trabajamos dos años pacientemente, alimentándonos de la cultura musical toba. Y un año más en lograr una mixtura que no fuera forzada, no traída de los pelos. El resultado nos llenó de orgullo en nuestro primer álbum Tonolec, que lleva el nombre de un ave de canto hipnótico, natural del monte chaqueño. Y es, a su vez, un animal fetiche de los aborígenes”. Charo Bogarín y Diego Pérez


Biografías de las curadoras

Felisa Pinto
Periodista desde 1964, especializada en moda y artes visuales, escribió en diarios y revistas argentinas. Además, es curadora de muestras de moda.
En 1967, presentó Ropa con Riesgo, de Delia Cancela y Pablo Mesejean, el primer desfile de moda experimental en el Instituto Di Tella. En 1992 realizó Moda al Margen en el ICI, con treinta diseñadores y un relevamiento de la incipiente moda joven. La muestra Superfluos y Necesarios tuvo lugar en 1992, en Villa Ocampo (Mar del Plata), con una exhibición de accesorios a manera de esculturas de pequeño formato, producidos por jóvenes diseñadores de moda.
Pinto publicó en 2004 el libro Vanguardias del siglo XX, con dibujos de Delia Cancela (Era Naciente). Actualmente, es colaboradora permanente de los diarios Página/12 y La Nación.

Victoria Lescano
Periodista especializada en moda, desde comienzos de los años 90 escribe sobre tendencias e historia de la moda en el diario Clarín y en las revistas Página/30 y La Maga. Actualmente escribe en el Suplemento Las/12 del diario Página/12, y en diversas publicaciones de moda y estilos (Revistas Elle, Bacanal, Mini International, entre otras).
Autora del libro Followers of fashion, falso diccionario de la moda (Ed. Interzona), Lescano fue curadora, en 2004, del ciclo malba.moda. Estilos latinoamericanos, que se realizó en Malba y contó con la presencia de los diseñadores Alexandre Herchcovitch, Kelo Romero y Araceli Pourcel. Además, fue realizadora de la retrospectiva y del corto documental sobre Rosa Bailón, la creadora de la tienda Mme Frou-Frou, para el ciclo Moda en Progresión (2005), también en el museo.