Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Prensa
Descargar comunicado de prensa .pdf | Bajar Adobe Acrobat Reader  
Más de 5.000 personas participaron de la apertura de “Yayoi Kusama. Obsesión infinita”

El sábado 29 de junio Malba – Fundación Costantini inauguró la exposición Yayoi Kusama. Obsesión infinita, primera muestra retrospectiva en América Latina de la mayor artista japonesa viva. Debido a la gran convocatoria de público, las puertas del museo permanecieron abiertas entre las 19:00 y la 1:00 de la madrugada. Asistieron más de 5.000 personas, que colmaron las instalaciones del museo y sus alrededores, convirtiendo al evento en una verdadera celebración del arte y la cultura.

Cientos de personas se concentraron en las grandes ambientaciones de la artista, como el cuarto completamente blanco de La habitación del borramiento (2002-2013), que el mismo sábado comenzó a transformarse con los lunares de colores que el público fue pegando lúdicamente. También hicieron largas filas para ingresar en las salas de espejos Campo de falos(1965/2013) y Plena del brillo de la vida (2011), su obra más reconocida en los últimos años.

La apertura también tuvo una enorme repercusión y cobertura en las redes sociales, con el uso del hashtag #kusamaenmalba. La palabra Malba se transformó en Trending Topic de Twitter durante varias horas.

Organizada en colaboración con el estudio de la artista, y curada por Philip Larratt-Smith (Vice Curador en Jefe, Malba, Buenos Aires) y Frances Morris (jefa de colecciones internacionales de Tate Modern, Londres, y curadora de la retrospectiva de Kusama en esa institución), la exposición presenta un recorrido exhaustivo a través de más de 100 obras creadas entre 1950 y 2013, incluyendo pinturas, trabajos en papel, esculturas, videos, slideshows e instalaciones.

Yayoi Kusama. Obsesión infinita incluye las series más importantes de sus casi seis décadas de producción artística. Se destacan sus Infinity Nets (Redes infinitas) de los años 50 y las Accumulations sculptures (Esculturas de acumulación), sus performances y happenings neoyorquinos de los años 60, presentes en series como Self-Obliteration (Autoborramiento), y sus pinturas e instalaciones recientes, como I’m Here, but Nothing (Estoy aquí, pero nada, 2000-2013), Infinity Mirrored Room – Filled with the Brilliance of Life (Sala de espejos del infinito - Plena del brillo de la vida, 2011) y The Obliteration Room (La habitación del borramiento, 2002-2013). También se presenta una intervención con sus icónicos lunares rojos sobre la fachada de Malba y sobre un conjunto de árboles de la Avenida Figueroa Alcorta.