Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Prensa
Descargar comunicado de prensa .pdf | Bajar Adobe Acrobat Reader  
EXPOSICIÓN TEMPORARIA
Ricardo Garabito
Selección de dibujos y pinturas

Del 13 de julio al 29 de agosto. Sala 3 (1º piso)
Inauguración: martes 12 de julio a las 19:00


El próximo martes 12 de julio, Malba – Fundación Costantini inaugura una nueva exposición temporaria que reúne una selección de dibujos históricos y pinturas recientes del artista Ricardo Garabito (Trenque Lauquen, 1930), uno de los grandes exponentes del arte argentino del siglo XX.

La muestra incluye 32 dibujos realizados por el artista entre 1972 y 1982, prácticamente inéditos, ya que sólo se exhibieron en 1980 en la galería Ática. Se trata de obras sobre papel realizadas con diversas técnicas (lápiz, témpera y acuarela), que tienen como tema central la figura humana, son retratos cargados de humor e ironía. Además se exhibe un conjunto de 15 óleos, realizados entre 1998 y 2011, con naturalezas muertas y elementos cotidianos.

Junto con la exposición, Malba editó un catálogo de 76 páginas bilingüe (español–inglés), que incluye el texto “Garabito: la desmesura de lo mínimo”, escrito por el artista Juan Carlos Distéfano, además de fragmentos del texto de Samuel Oliver incluido en el catálogo de la exposición colectiva Premio Benson & Hedges al Nuevo Grabado y Pintura en Argentina (MNBA, Buenos Aires, 1978) y del texto de sala escrito por Samuel Paz para la antológica exposición individual de Garabito realizada en el Centro Cultural Recoleta (Buenos Aires, 1998). El catálogo también incluye la biografía del artista y la reproducción color de las obras exhibidas.

La desmesura de lo mínimo
Los dibujos y las pinturas de Garabito presentes en la exposición remiten a rostros cotidianos y objetos en apariencia irrelevantes, que son transformados por la mirada del artista. “En sus dibujos y pinturas, lo explícito es un camino para decir otra cosa, una llave para abrir puertas a la imaginación cerrada, para que aquello visto con los bordes borrosos en la negligencia de la costumbre, se afile y nos cuente que 'todo' es posible verlo (descubrirlo) de otra manera, con mayor goce e intensidad”, sostiene el artista Juan Carlos Distéfano.

Garabito busca resaltar el gesto, al que llega luego de una observación profunda de la naturaleza y el comportamiento humano. En palabras de Samuel Oliver -ex director del Museo Nacional de Bellas Artes y amigo del artista- son retratos imaginarios de personas a las que podemos identificar. “Sus modelos son esos desconocidos que suelen rodearnos, que pasan a nuestro lado, pero que dejan en la retina del artista, como a través de una red, la esencia que los caracteriza. Los comprende, no los juzga, a lo sumo los trata un poco en broma y ejerce sobre ellos su peculiar humorismo”, explica Oliver en el texto reproducido en el catálogo de la exposición.

En cierta forma, los dibujos de Garabito remiten a la toma fotográfica que sorprende al modelo como si fuera una instantánea periodística. “Dibujo racional por su técnica, imaginativo por la combinación de los elementos, documental porque se refiere a un tema de nuestro tiempo. Dibujo por excelencia”, agrega Oliver.

A su vez, Samuel Paz -quien junto con Oliver fue referente crítico y mentor de su obra- escribió que las figuras que Garabito retrata, cargadas de humor y picaresca porteña, hacen despertar en el observador una justificada sospecha de que la ironía está dirigida a él mismo.

En sus naturalezas muertas, en cambio, prevalecen el silencio del espacio y la inmanente fortaleza de los elementos cotidianos. “Si estas naturalezas muertas están signadas por la meditación y el control, las formas escultóricas se vuelcan hacía una pendiente surrealista de incontenible sensualidad”, explicaba Paz en 1998, en ocasión de la exposición antológica del Centro Cultural Recoleta. En 2007, Samuel Paz y Victoria Noorthoorn fueron los curadores de su gran retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Ajeno a las modas, Garabito traza los signos que cuentan el mundo, sin obedecer a imposiciones externas: “En su producción, no hay otro deseo que el 'hacer' y la mano que obedece a ese mandato”, concluye Distéfano.

Descargar comunicado de prensa completo en pdf