Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Prensa
Descargar comunicado de prensa
20 de agosto de 2009
Para su difusión

Yente - Prati
Del 21 de agosto al 5 de octubre. Sala 5 (2º piso)
Inauguración: jueves 20 de agosto a las 19:00
Curadora invitada - Yente: Adriana Lauria
Investigadora invitada – Prati: María Amalia Garcia



El próximo jueves 20 de agosto, Malba – Fundación Costantini inaugura una exposición que pone en valor la producción de dos pioneras de la abstracción en la Argentina: Yente (Eugenia Crenovich, 1905 - 1990) y Lidy Prati (Lidia Elena Prati, 1921 -2008), artistas singulares que introdujeron variantes personales al debate sobre la no figuración en nuestro país.

La muestra presenta una selección de más de 170 obras pertenecientes a colecciones públicas y privadas. Plantea los inicios de la abstracción en la Argentina, con piezas de Emilio Pettoruti, Xul Solar y Juan Del Prete; y dedica dos grandes núcleos a la producción abstracta de Yente y Lidy Prati, con un conjunto de pinturas y obras sobre papel realizadas entre fines de los años 30 y los años 60. En ambos casos, con series inéditas.

Junto a la exposición, Malba editó un catálogo de 200 páginas bilingüe español–inglés, que cuenta con los ensayos críticos de Adriana Lauria sobre Yente (“Una pionera en los márgenes”) y de María Amalia Garcia en relación con Prati (“Lidy Prati y su instancia diferencial en la unidad del arte concreto”), además de completas cronologías biográficas y la reproducción color de cada una de las obras representadas.


YENTE, LA PRIMERA MUJER DE LA ABSTRACCIÓN
Los trabajos abstractos más antiguos de Yente datan de 1937 y por lo tanto es la primera artista mujer que desarrolló esta tendencia en la Argentina. Compañera de vida y de lucha artística de Juan Del Prete, sigue su ejemplo y se une a él en esta práctica poco después de sus primeros encuentros en 1935.

“Su trayectoria, de más de cincuenta años, sostuvo este tipo de manifestaciones con una producción rica, variada y heterodoxa, que se fue modificando con las épocas y bajo la presión de las experiencias que la artista se planteara. No obstante, tanto su fecunda labor, como su condición de pionera, no impulsaron el reconocimiento de su nombre más allá de algunos núcleos de iniciados”, afirma Adriana Lauria, curadora invitada de la exposición.
A modo de homenaje, Malba presenta aquí una selección de aproximadamente 70 piezas de la producción abstracta geométrica y libre de Yente, entre pinturas, objetos, relieves, obras sobre papel y tapices, producidos entre 1937 y 1960.

Estos trabajos se iniciaron con finos temples, tintas y óleos tratados con colores planos en delicadas combinaciones. “Alternó composiciones en las que predominan figuras lobuladas y flotantes con otras donde la ambigüedad de las formas era producto de múltiples intersecciones, distinguibles por variaciones cromáticas”, señala la curadora. “Son elementos de herencia cubista y de las geometrías abstractas de Hans Arp, que aparecen en combinaciones inéditas”, agrega.
La artista recién muestra esta producción en 1945 en la Galería Müller. Al año siguiente, presenta allí sus relieves para los que emplea un material aglomerado, liviano y blando, llamado “celotex”, con el que logra independizar las formas de los fondos y multiplicar los niveles de planos y figuras. Con este sistema también fabrica objetos que van adquiriendo cada vez mayor rigor constructivo.

Para Lauria, a través de estos relieves y objetos tridimensionales Yente interviene en el debate sobre el destino del “marco recortado” y la disposición coplanar de las formas, eje de la discusión en los distintos grupos no figurativos que habían tomado contacto con la pareja, respaldándolos estéticamente y participando con ellos en muestras conjuntas.

Complementando la práctica artística, Yente desarrolla una labor teórica fundamental sobre la producción de Del Prete, que muestra su determinación de poner su carrera en un segundo lugar con respecto a la de su marido.

A partir de los años 50, la artista fue ablandando sus planteos constructivos por medio de un trazo más suelto, mayor libertad compositiva y la presencia acentuada de texturas, logradas con una pasta pictórica progresivamente cargada y accidentada. Con su serie del “impresionismo abstracto” (1957-1960), Yente se insertó en forma decidida en la abstracción expresiva.

Trabajos inéditos
Gran parte de los esfuerzos plásticos que Yente continuó hasta por lo menos 1980 estuvieron volcados a la producción de libros ilustrados que comprenden más de veinte títulos. Entre ellos, La batuta mágica (1949) y Viaje nocturno (1951), donde desarrolló una abstracción lírica, de trazos y pinceladas muy libres. Ambas carpetas vuelven a exhibirse en esta exposición luego de casi cincuenta años.

También es interesante poder ver luego de mucho tiempo un conjunto de tapices abstractos con lanas e hilos de colores combinados con pintura y una serie de temples de 1958 –exhibidos por primera vez– que se organizan en torno a la mancha, a la línea sin control, a la salpicadura. “Un informalismo hecho con gradaciones, colores pastel o fluo, que haría las delicias de los pintores de los años 90, pero que decididamente no hizo las de los años 50, quienes por entonces comenzaban a mostrar la tendencia en Buenos Aires”, reconoce Lauria.

“Para mí la pintura es una búsqueda constante, no trazo límites a mis experiencias tanto abstractas como figurativas, alerta siempre a lo desconocido, sé que por ello desconcierto a muchos”, escribía Yente en el manuscrito ¿Qué es la pintura abstracta? [s/f]. Esa imposibilidad a la hora de clasificar su obra quizás sea una de las múltiples causas que contribuyeron al eclipse de su figura en la historiografía del arte local.

PRATI Y LA VANGUARDIA INVENCIONISTA
La aparición de la revista Arturo en 1944 instalaba en el escenario artístico porteño el debate en torno al quiebre con el modelo figurativo y la inscripción de la imagen abstracta: éste fue el programa central de la vanguardia invencionista. Esta embrionaria y aglutinadora publicación derivó en la formación de diversas agrupaciones: entre ellas la Asociación Arte Concreto-Invención (AACI).

Prati realizó las viñetas para el interior de la revista Arturo. “De las imágenes aparecidas en la publicación, estas viñetas son las que adquieren más claramente un posicionamiento no figurativo”, explica María Amalia García en el ensayo del catálogo. “La utilización de la línea, a veces más orgánica y en otros momentos más geometrizada, está en función de una reflexión autorreferencial. Además, es posible pensar que las viñetas están operando a partir del concepto del marco recortado”, agrega.

Lidy Prati tenía 25 años cuando participó en la 1ª Exposición de la Asociación Arte Concreto-Invención en el Salón Peuser en marzo de 1946. Era la única mujer en un grupo de muchachos artistas y poetas integrado por Tomás Maldonado (su marido en esos años), Edgar Bayley, Alfredo Hlito, Raúl Lozza y Manuel Espinosa, entre otros. Durante el transcurso de 1946, la AACI realizó muestras donde exhibieron sus marcos recortados y lanzaron dos números de la revista Arte Concreto-Invención, con fotografías de las obras y textos sobre los fundamentos de esa postura artística.

Siguiendo la genealogía de las vanguardias de comienzos del siglo XX y fundamentalmente las propuestas del constructivismo ruso, la AACI entendió que la exaltación del plano era el eje central del cuestionamiento de la estructura pictórica tradicional. Estas investigaciones (desplegadas entre mediados de los años 40 y 50) se dieron en primera instancia a través del marco recortado -estructuras irregulares que combinan formas geométricas simples- para después centrarse en la superficie ortogonal y en la experimentación de problemas perceptivos y de organización de la superficie. La trayectoria artística de Lidy Prati siguió este derrotero estético al igual que sus compañeros de la AACI.

Fallecida recientemente en agosto de 2008, Malba rescata aquí un conjunto de pinturas y obras sobre papel, realizados entre los años 40 y 60, con una serie inédita de papeles carbónicos de 1962.

Desestabilizar la percepción
Un conjunto importante de las obras de Prati trabaja a partir de la organización de elementos de una misma cualidad formal y diversidad cromática: el eje de su planteo parece ser la puesta en tensión de nuestras modalidades perceptivas. “La reflexión opera sobre el juego visual entre el “sobresalir” de las configuraciones visuales y la búsqueda por la exaltación de la superficie”, explica María Amalia García. En este sentido, las investigaciones en torno a la Teoría de la Gestalt fueron fuertes improntas en la búsqueda creadora del arte concreto.

Para la investigadora, el trabajo de Prati se orienta en dos direcciones: “Por un lado, sobre la búsqueda de perturbar la lectura figura-fondo exaltando el soporte”. Como ocurre por ejemplo en la obra Vibración al infinito (1953) donde la sucesión de cuadrados -que se proyecta por fuera del soporte- se interrumpe casi en el centro del cuadro, obligándonos a reparar en la acción de la superficie. “Por otro lado, busca desestabilizar cromáticamente la regularidad propuesta desde lo formal. La indagación por la desestabilización perceptiva se da a través del color”, explica la investigadora.

A mediados de los años 50, Lidy Prati se llamó a un silencio pictórico. O, por lo menos, eso exteriorizó al no volver a exhibir nuevas producciones durante su vida. Evidentemente, los cuestionamientos a los que se llevó a la pintura durante aquellos prolíficos años derivaron en un momento de clausura que no todos los artistas tuvieron intenciones de afrontar. Específicamente en el caso de Prati, “la separación de Maldonado fue un factor clave en la discontinuidad de su desarrollo, pero también, el extrañamiento y alejamiento del circuito artístico puede vincularse a su condición de artista mujer”, considera Maria Amalia García

Su acción en el ámbito profesional -como diagramadora y diseñadora- fue bastante reducida; en los años 70 ingresó como administrativa en la Cancillería argentina. Paulatinamente su figura se fue aislando del espacio cultural quedando absorbida por los escasos espacios que una sociedad conservadora le habilita a una mujer sin referencia masculina.

A partir de la reubicación y valorización de la producción de esta artista, esta exposición abre nuevas lecturas sobre el discurso concretista. “La intención fue leer más allá de este proceso de borramiento la marca indeleble de la producción de Lidy Prati en la vanguardia invencionista argentina”, concluye García.


Biografías

YENTE (Buenos Aires, 1905-1990)
Seudónimo artístico de Eugenia Crenovich, es la menor de cinco hijos de una familia judía originaria de Rusia. Pintora, ilustradora y ensayista, estudia filosofía en la Universidad de Buenos Aires, de donde egresa en 1932. Asiste al taller de Vicente Puig en Buenos Aires y a partir de 1932 a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Santiago de Chile, donde toma clases de pintura y composición con Hernán Gazmuri.
En 1935 se relaciona con Juan Del Prete y desde 1937 –sin desdeñar la figuración que, paralelamente, cultiva a lo largo de toda su vida– participa en los inicios de la abstracción en la Argentina, siendo la primera artista mujer de nuestro país que la practica.
Con esta modalidad, en 1945, comienza a hacer relieves y objetos constructivos en celotex, un material blando que le permite tallar sin dificultad. De 1956 a 1959 realiza tapices abstractos con lanas e hilos de colores combinados con pintura. A partir de 1957 se vuelca hacia lo que denomina “impresionismo abstracto”, una pintura no figurativa de conformación libre, resuelta con breves pinceladas empastadas que hacen vibrar la superficie del cuadro. Entre 1938 y 1980 confecciona más de veinte libros ilustrados, todos inéditos, desarrollados sobre narraciones preexistentes o propias, algunas autobiográficas.
Realiza su primera muestra individual en Amigos del Arte en 1935. En 1945 y 1946 expone pinturas y relieves abstractos en Galería Müller. En 1950 muestra originales para libros ilustrados en Galería Viau. En Galería Van Riel expone obra no figurativa en 1954, 1956 y 1957. Realiza una retrospectiva de obras abstractas en la Asociación Estímulo de Bellas Artes en 1958 que comprende 80 piezas. Ese año exhibe sus tapices en Galería Heroica. En 1960 muestra sus obras del “impresionismo abstracto” en Galería Yumar y durante 1964 collages con fósforos quemados y papeles de envases realizados en Italia, en la Galería Witcomb. Nuevamente en Van Riel, en 1971 presenta una retrospectiva de 70 obras no figurativas, producidas entre 1937 y 1963. Dos años después hace una muestra personal de collages en Galleria Schneider de Roma. En 1979, en la Galería Sarmiento, se organiza una muestra antológica con obras no figurativas de 1937 a 1962 y allí mismo expone, en 1980, su serie de pinturas y collages Tiempos sombríos.
Obtiene premios en el Salón Viña del Mar en 1934 y 1936, en el del Centenario de Valparaíso en 1937; en el Salón de Acuarelistas en 1940 y 1950, en la Exposición Internacional de Bruselas en 1958, entre otros.
En las últimas décadas su producción ha sido incluida en exposiciones como: La tradición constructiva en el MAMBA, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 1998; Arte Astratta Argentina, Galleria d’Arte Moderna e Contemporanea (GAMeC) de Bérgamo, Italia, 2002 y en la presentación de dicha muestra en la Fundación Proa en 2003; en la muestra histórica Aquellos años 40 realizada en Expotrastiendas 2007 y en la feria internacional Arte BA 2009. En 2005, en homenaje al centenario de su nacimiento, la AMIA presenta 29 obras realizadas entre 1937 y 1971.
Sus trabajos integran la colección del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, así como del Museo Eduardo Sívori, del Museo Provincial de Bellas Artes de Santa Fe “Rosa Galisteo de Rodríguez”, del Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino” de Rosario, además de formar parte de colecciones particulares de la Argentina, Chile, Italia, Alemania, Israel y los Estados Unidos.


Lidy Prati (Resistencia, Chaco, 1921 - Buenos Aires, 2008)
Sin una formación artística académica, Prati se integra en la vanguardia invencionista argentina en 1944 con la edición de la revista Arturo. Es autora de las viñetas para el único número de esta revista. En noviembre de 1945 integra la Asociación Arte Concreto-Invención y firma el Manifiesto Invencionista publicado en el catálogo de la muestra Primera exposición de la Asociacion Arte Concreto-Invención, que se inaugura en el Salón Peuser en Buenos Aires en marzo de 1946. Durante los años 40 participa en la mayoría de las exposiciones de la Asociación Arte Concreto-Invención. En 1948 forma parte de la muestra Nuevas realidades y en 1949, en el 2° Salón Argentino de Arte No Figurativo, Abstracto, Concreto, Madí-Madinemsor, ambas en la Galería Van Riel. En 1951, integra con Tomás Maldonado y Enio Iommi Arte Concreto, exposición realizada en el Instituto de Arte Moderno de Buenos Aires.
Se casa con Tomás Maldonado, su maestro, en 1944. Su obra despierta el interés del artista concreto suizo Max Bill. También trabaja como diseñadora, tanto en las artes gráficas como en el diseño de joyas, y en los años 70 realiza críticas de arte. En 1952 viaja a Europa y visita varios países en donde toma contacto con los principales referentes del concretismo internacional, entre ellos Georges Vantongerloo. En 1952, forma parte del Grupo de Artistas Modernos de la Argentina organizado por Aldo Pellegrini, junto a Maldonado, Hlito, Iommi, Claudio Girola, Antonio Fernández Muro, Sarah Grilo y Miguel Ocampo, participando de las exposiciones realizadas en 1952 y 1953 en Buenos Aires, Río de Janeiro y Amsterdam.
En 1953 presenta en la II Bienal Internacional de San Pablo trabajos que muestran su inquietud por la problemática del color. En 1954 realiza una muestra individual en la Asociacion Amigos de Ver y Estimar, y participa en la exposición Pintura, escultura, arquitectura, urbanismo, mueble, Galería Müller (donde también diagrama el catálogo), ambas en Buenos Aires. En 1963 forma parte de 20 Años de Arte Concreto, organizada por el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, y nuevamente diseña el afiche y el logotipo. En 1980, participa en la muestra Vanguardias de la década del 40, Arte Concreto-Invención, Arte Madí, Perceptismo, Museo Sívori, Buenos Aires.
Su obra es incluida en Latin American Artists of the Twentieth Century, realizada en el Museum of Modern Art de Nueva York (1993) y en Art from Argentina 1920-1994 inaugurada en el Museum of Modern Art de Oxford en 1994, muestra itinerante que, luego de recorrer varios países europeos, finaliza en 1995 en el Centro Cultural Borges de Buenos Aires.
Recientemente participa en las exposiciones Abstract Art from the Río de la Plata, Buenos Aires and Montevideo, 1933-1953, en The Americas Society, Nueva York (2001) y Arte Astratta Argentina, Galleria d’Arte Moderna e Contemporanea, Bergamo, Italia (2002-3), e itinerante en Fundación Proa, Buenos Aires, 2003.



Actividades relacionadas con la exposición

1. Visitas guiadas
Miércoles y viernes a las 17:00
Domingos a las 18:00.


2. Encuentro con Adriana Lauria, curadora de la exposición
Miércoles 2 septiembre a las 18:30. Sala 5 (2º piso)


3. Encuentro cara a cara
“Lidy Prati y su instancia diferencial en la unidad del arte concreto”
Por María Amalia Garcia
Miércoles 30 de septiembre a las 18:30. Sala 5 (2º piso)

Lidy Prati (Lidia Elena Prati, 1921-2008) tenía 25 años cuando participó en la 1ª Exposición de la Asociación Arte Concreto-Invención en el Salón Peuser en marzo de 1946. Era la única mujer en un grupo de muchachos artistas y poetas integrado por Tomás Maldonado (su marido en esos años), Edgar Bayley y Alfredo Hlito, entre otros. En este cara a cara se plantearán las líneas principales del trabajo de Prati en el marco de dicha agrupación artísitica.


Medio asociado: Ñ
Con el apoyo de Knauf | Escorihuela Gascón | Bloomberg


______________________________________
Gracias por su difusión. Contacto de prensa: Guadalupe Requena | T +54 (11) 4808 6507 | grequena@malba.org.ar | prensa@malba.org.ar

Malba – Fundación Costantini | Avda. Figueroa Alcorta 3415 | C1425CLA | Buenos Aires, Argentina | T +54 (11) 4808 6500 | F +54 (11) 4808 6598/99 | info@malba.org.ar | www.malba.org.ar | * Solicitar imágenes en alta definición