Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
Prensa
Descargar comunicado de prensa
Félix González-Torres
Somewhere / Nowhere
Algún lugar / Ningún lugar


Del 5 de septiembre al 3 de noviembre de 2008
Curadora invitada: Sonia Becce
Sala 5 (2º piso), sala 3 (1º piso) y terraza

Inauguración: jueves 4 de septiembre a las 19:00
Preinauguración especial para prensa: jueves 4 de septiembre a las 17:30

Malba – Fundación Costantini presenta por primera vez en Buenos Aires una exposición individual del artista norteamericano, nacido en Cuba, Félix González-Torres (1957-1996), uno de los exponentes clave de la escena artística internacional en los años 80 y 90, que marcó fuertemente el arte contemporáneo actual. Seleccionado en forma póstuma para representar a los Estados Unidos en la Bienal de Venecia 2007, su obra se exhibe año tras año en los principales museos y galerías del mundo.

La muestra fue producida íntegramente por Malba e incluye sus series más emblemáticas, realizadas entre 1987 y 1995, célebres por desafiar al público a tomar un rol más activo que el de mero espectador. Entre otros trabajos, se exhiben las instalaciones de caramelos y chupetines, las pilas de papel impreso (stacks), los rompecabezas, las guirnaldas de luces, las cortinas de tela y cuentas de colores y los carteles de vía pública (billboards), ubicados tanto dentro del museo, como en diferentes puntos de la ciudad.

Se trata de piezas pertenecientes a colecciones públicas y privadas de los Estados Unidos y Europa, además de un conjunto proveniente de la Fundación González-Torres y de la galería Andrea Rosen de Nueva York (desde 1990, Rosen es su galerista y representante). Entre las instituciones extranjeras que prestaron obras, se destacan el Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA), el Art Institute de Chicago, el Walker Art Center de Minneapolis, el San Francisco Museum of Modern Art, el Museo Astrup Fearnley de Oslo (Noruega) y la Fundación Ellipse de Lisboa (Portugal), entre otras.

Una particular idea de amor es el eje que atraviesa con diversa intensidad la exposición. “Se trata del amor entendido como una constelación de emociones y experiencias vinculadas con un afecto profundo, con el deseo, con el cuidado y el sentimiento de intensa atracción por otro, con el dolor por la ausencia o la pérdida del ser amado”, explica su curadora, Sonia Becce. El objeto del amor es siempre determinado y específico: sus seres queridos, su pareja, sus amigos. “A la vez, muchas de las piezas extienden ese gesto al espectador, generando una relación uno a uno, de intimidad, entre éste y la obra”, reconoce Becce.

El arte de González-Torres adoptó diferentes formas durante su carrera, y es una síntesis de profundas experiencias personales y agudas observaciones político-sociales, que le permiten reflexionar sobre aspectos públicos de la política y el tratamiento de las minorías marginadas. Además de cuestionar y subvertir nociones como las de propiedad privada, autoría y coleccionismo, entre otras.

“Cubano en Nueva York, marxista y gay, latinoamericano y conceptual-minimalista, González-Torres tenía una capacidad singular: esa aguzada `potencia visual´ que Brecht reconocía en los exiliados, que, forzados a la extraterritorialidad, siempre ‘tienen buen ojo para las contradicciones”, escribe Alan Pauls, en el texto del catálogo editado especialmente por Malba para la exposición.

La contradicción es para el artista una fuerza creadora, incluso un método. “No hay `arte en sí´ en González-Torres, y si lo hay nunca está solo ni tiene la última palabra, jamás se afirma sin que otra cosa, otra idea del arte, a su lado, siempre en pie de igualdad, lo ponga en crisis o lo haga vacilar”, observa Pauls.

Esta idea se refleja también en el título de la exposición, que replica parcialmente el de uno de sus primeros stacks, formado por dos pilas de papel blanco, dispuestas una junto a la otra, que llevan inscriptas las frases Somewhere better than this place y Nowhere better than this place, respectivamente. Para la curadora: “La oscilación entre ambas afirmaciones permite especular entre la promesa de un bienestar ulterior y la actualidad de la vida tal cual se presenta. Tiempo y espacio reunidos en una obra que, aunque no manifiesta urgencia, advierte delicadamente que la existencia está siempre bajo amenaza”.


Entre lo público y lo privado
En el trabajo de González-Torres el devenir social y político se articula con acontecimientos relevantes de su propia vida, desdibujando la frontera entre lo público y lo privado. Aún en sus trabajos aparentemente más íntimos, como los rompecabezas, no sólo utiliza fotografías y cartas personales, sino también imágenes y recortes tomados de la prensa. Cuando Ross Laycok -su compañero durante mucho tiempo- muere en 1991 por complicaciones relacionadas con el sida, Félix comienza a fotografiar y ampliar secciones de las cartas que éste le había enviado.

En su producción aparecen también varias piezas dobles, que remiten al deseo de una relación amorosa ideal. Entre ellas, “Untitled” (Perfect Lovers), de 1987-1990, presenta dos relojes de pared idénticos, que empiezan sincronizados y con el correr de los días, fruto del desgaste desigual de las pilas, se van des-sincronizando. “El tiempo es algo que me asusta… o que solía asustarme. La obra de los dos relojes es la cosa más escalofriante que haya hecho en mi vida. Quería enfrentar ese miedo, tener esos dos relojes frente a mí… escuchar su tic-tac”, explica el propio Félix en una entrevista con Robert Nickas, publicada en Flash Art nº 161 (noviembre/diciembre, 1991).

Para González-Torres era fundamental llegar con una pieza hasta las últimas consecuencias; investigar nuevas nociones de instalación, producción y originalidad. A partir de 1989, optó por usar el piso, un espacio marginal que la mayoría de los artistas dejaban libre. Allí ubicó sus primeros stacks, con el fin de armar una exposición que desapareciera completamente. En la misma época, también comienza a utilizar puertas y ventanas en sus trabajos con cortinas de voile celeste, llamados “Untitled” (Loverboy).

Entre las instalaciones de golosinas, se exhiben “Untitled” (Placebo), una “alfombra” de caramelos envueltos en papel plateado, que ocupa una superficie de más de 25 metros cuadrados en el primer piso del museo; y “Untitled” (Para un hombre en uniforme), una pila de chupetines envueltos con los tres colores de la bandera estadounidense. Se trata de piezas donde el público no sólo es invitado a tocar las obras, sino a apropiarse de una parte de ellas.

González-Torres confió gran parte de su trabajo al espectador. Dado que no hay instrucciones precisas, el público puede tomar caramelos o llevarse una hoja de papel. El artista enfatiza así el rol del visitante en cada una de sus elecciones. El ensayo reiterado de la pérdida funciona como simulacro de muerte y una forma anticipada de duelo. Pero eso que vemos desaparecer, también puede reaparecer en cualquier momento y en cualquier lugar. De esta forma, la obra es infinitamente reproducible: “endless supply” (reposición constante).



“Si ya el gusto por los encuadres, los bordes nítidos y los ready-mades enmarcados delata a un partidario de la distancia, González-Torres extiende el procedimiento al dominio del tiempo y preña su obra de una especie de porvenir, una posteridad, una promesa que, llamada a cumplirse en el futuro, desactiva ahora, en el presente, el peligro de que el sentido se ensimisme y cristalice. Es ese más allá temporal, que hiere y sostiene simultáneamente la obra, el que “resuelve” las dos amenazas que trabajan su arte: la tautología minimalista (el “what you see is what you see” de Frank Stella) y la generalidad universal del estereotipo”, afirma Pauls.

En este sentido -para Pauls- no se trata de preguntar qué significa la obra sino cómo funciona, para qué puede servir, qué “vidas” puede tener más allá de la que le aseguran el artista, la galería, el museo y la institución del arte. “La distancia es el concepto mismo de las stacks y de las food pieces: es en el momento en que parece abolida cuando renace y se profundiza. En el contacto trabaja la desaparición; la máxima presencia nos enfrenta con la pérdida. Acercarse a la obra, tocarla, deshojarla, es reintroducir en ella la otra escena, la dimensión de lejanía donde habrá de volver en sí y reanimarse”, escribe Pauls.


El deleite de los sentidos
Entre 1989 y 1995, González-Torres realizó varias obras con carteles de vía pública, en su mayoría a partir de fotografías en blanco y negro tomadas por él. Malba exhibe en la terraza del museo “Untitled”, de 1991, que muestra una cama vacía y deshecha, con dos almohadas levemente ahuecadas; y en la sala del segundo piso, “Untitled” (Strange Bird), de 1993, donde se ve el vuelo de un pájaro solitario en un cielo tormentoso. “Los carteles de González-Torres actúan por delay. Son una interrupción silenciosa en el fluir del tiempo, imágenes enigmáticas que se cuelan en el paisaje artificial y que, al ser capturadas de reojo, provocan una asociación de sentido que llega con retardo”, explica Sonia Becce

Por decisión del artista, toda vez que se incluya un billboard dentro de una institución, tanto como cartel o empapelado, se deben instalar un mínimo de seis -o sus múltiplos- en distintas locaciones de la ciudad. Por eso, durante los casi dos meses que dura la exposición, cada uno de los carteles se exhibirá a su vez en seis puntos diferentes de la Ciudad de Buenos Aires.

La exposición también presenta la obra performática “Untitled” (Go-Go Dancing Platform), de 1991. Un bailarín, vestido solamente con un pequeño short plateado, baila sobre una plataforma rodeada de luces, mientras escucha música en un walkman, o más contemporáneamente en un iPod. Aparece en la muestra por breves intervalos, baila y se va. Si bien hay múltiples interpretaciones de esta obra, para la curadora diseña una situación de autosatisfacción y exhibicionismo sexual frente a un público desprevenido, que no pierde extrañeza aún cuando la plataforma queda vacía, con las luces encendidas.

En el texto curatorial del catálogo, Becce se pregunta qué es lo que posibilita que una producción como la de González-Torres pueda articular tan bien con la problemática estética actual. Concluye que su obra es más porosa de lo que parece: “Es tan permeable a sus contextos que puede actuar como un acompañamiento disonante de los avatares del lugar y el momento en que se exhibe cada vez”.

Como parte de la exposición, también se incluye una obra –un booklet, que el público podrá llevarse en forma gratuita- realizada especialmente por Alejandro Cesarco (artista uruguayo residente en Nueva York), quien en 2000 fue el curador de una retrospectiva de González-Torres en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, Uruguay.





Ubicaciones de los billboards en la ciudad

1. Adolfo Alsina 800
2. Av. Belgrano 347 (y Balcarce)
3. Bonpland 1610 (y Gorriti)
4. Av. Cabildo 1889 (y Sucre
5. Av. Carabobo 4 (y Rivadavia)
6. Esmeralda 798 (y Av. Córdoba)
7. Gorriti 5709 (y Bonpland)
8. Av. Juan B. Justo 1974 (y Av. Córdoba)
9. Paraná 363 y (Av. Corrientes)
10. Av. Pueyrredón 880
11. Av. del Libertador 2357
12. Av. del Libertador 3552


Biografía

Félix González-Torres (Güaimaro, Cuba, 1957 – Miami, Estados Unidos, 1996) a los 13 años viaja sólo con su hermana de su Cuba natal a España; luego se traslada a Puerto Rico, a mediados de los años 70, donde se queda a vivir con sus tíos y estudia Arte en la Universidad de Puerto Rico.
Entre 1978 y 1985, González-Torres realiza videos experimentales, fotos, rompecabezas con imágenes, trabajos con recortes de periódicos, así como poemas y textos conceptuales que publica en periódicos y revistas, como parte de sus primeros pasos como artista.
En 1979 se instala en Nueva York con una beca de la Universidad de Puerto Rico para estudiar en el BFA Pratt Institute de Brooklyn (1983). Ese mismo año realiza el Whitney Museum Independent Study Program, y en 1987 recibe un MFA del International Center for Photography, de Nueva York. También allí comienza su tarea docente en la New York University. Luego de obtener diferentes becas de estudio e investigación, en 1990 realiza su primera exposición en la Andrea Rosen Gallery, de Nueva York, que continúa exhibiendo su obra y representándolo hasta la fecha. Posteriormente, dicta clases en el California Institute of the Arts (CalArts).
En 1991 participa de la Bienal en el Museo Withney de Nueva York como artista individual y como participante del Material Group. También recibe un premio de la Fundación Matta-Clark.
Sus exposiciones incluyen, entre otras, Félix González-Torres: Early Impressions, Museo del Barrio, Nueva York, USA; Félix González-Torres, Hamburger Bahnhof, Museum für Gegenwartskunst, Berlin, Alemania (2006); Fraenkel Gallery, San Francisco, USA (2004); Sadie Coles HQ, Londres, Reino Unido (2002); Trienal de Yokohama, Japón; Félix González-Torres en Lever House Lobby Gallery, Nueva York; Museu de Arte Moderna, Sâo Paulo, Brasil, y en Le Consortium, Dijon, Francia (2001); Félix González-Torres en Museo Nacional de Artes Visuales, Montevideo, Uruguay; Galerie Jennifer Flay, París y Serpentine Gallery, Londres (2000); The Douglas Hyde Gallery, Dublín, Irlanda; Museo Alejandro Otero, Caracas, Venezuela; Banco de la República Biblioteca Luis Angel Arango, Bogotá, Colombia, y Museu de Arte Moderna, Sâo Paulo (1999); Museum Moderner Kunst, Viena, Austria, y Comme des Garcons, Tokio, Japón; PhotoSeptiembre: Félix González-Torres: Actor de Presencia, Museo Rufino Tamayo, Mexico D.F. (1998); Jurassic Technologies Revenant, 10º Bienal de Sydney, Australia (1996); About Place: Recent Art of the Americas / Arte Reciente de las Américas, Instituto de Arte de Chicago, e Información Pública: Deseo, Desastre, Documento, Museo de Arte Moderno de San Francisco; Retrospectiva, Museo Solomon R. Guggenheim, Nueva York; Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela, España y ARC-Musée d´Art Contemporain, París (1995); Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Washington; The Renaissance Society, Chicago, y The Museum of Contemporary Art, Los Angeles, USA (1994); Museum in Progress, Viena (1993); MoMA, Nueva York (1992); El Jardín Salvaje, Fundación Caja de Pensiones, Madrid; El Cuerpo, Sociedad de Renacimiento de la Universidad de Chicago, y Exposición de la Bienal, Museo Whitney de Arte Americano, Nueva York (1991); Museo de Brooklyn, Nueva York (1989); Nuevo Museo de Arte Contemporáneo, Nueva York (1988).
González-Torres muere por complicaciones relacionadas con el sida en la ciudad de Miami el 9 de enero de 1996.




Actividades relacionadas con la exposición


1. Encuentro con la curadora Sonia Becce
Viernes 5 de septiembre a las 18:00. Sala 5 (2º piso). Entrada libre y gratuita.


Encuentro cara a cara
2. “Sin título (Félix: justo un lugar)"
A cargo de Santiago García Navarro, escritor, traductor, crítico de arte y docente.
Miércoles 17 de septiembre a las 18:30. Sala 5 (2º piso). Entrada libre y gratuita.



Encuentro cara a cara
3. Paseo
A cargo de Cecilia Szalkowicz
Miércoles 1 de octubre a las 18:30. Sala 5 (2º piso). Entrada libre y gratuita.

Perteneciente a la joven generación de artistas influenciada por la obra de González-Torres, Cecilia Szalkowicz expuso recientemente su obra Todo es posible -compuesta por dos gigantografías secuenciales– en el programa Intervenciones en Malba. En ocasión de la exposición Somewhere / Nowhere - Algún lugar / Ningún lugar, nos propone un paseo por las obras del artista para descubrir a través de ellas un fluir diferente del tiempo.

Cecilia Szalkowicz es artista y diseñadora gráfica. Asistió a los talleres de fotografía de Alberto Goldenstein y fue becaria del Programa de Talleres para las Artes Visuales C.C.R.Rojas - UBA | Kuitca (2003 – 2005). Desde 1999 integró Suscripción –colectivo interdisciplinario–, realizó proyectos en colaboración, como El Festival de la fotocopia (Belleza y Felicidad 2001, Fundación Proa 2003) y Sábados*Ilusión (2006). En 2005, junto con Rosana Schoijett, formó la banda de culto Polonia. Desde 2006 publica SCRIPT (Madrid-Buenos Aires), junto a Gastón Pérsico y Mariano Mayer. En el 2006 fue seleccionada por CIFO – Cisneros Fontanals Art Foundation (Miami) para participar en Positions in Context: CIFO Grant Program 2007 con el proyecto Copy-Paste: Random Wishes, en colaboración con Gastón Pérsico. En 2007 realizó en Malba Todo es posible. Realizó exposiciones individuales en Belleza y Felicidad (2004, 2001) y en el C.C.R. Rojas (2002). Participó en exposiciones colectivas en ciudades como Los Ángeles, Nueva York, Stgo. de Chile, Río de Janeiro, San Juan en Puerto Rico, Buenos Aires y Madrid.


Encuentro cara a cara
4. Los amigos circulares
A cargo de Leopoldo Estol
Miércoles 15 de octubre a las 18:30. Sala 5 (2º piso). Entrada libre y gratuita.

Una bicicleta. Un concurso de remixes o muchos dibujos inspirados en pilones, linternas. No sabemos bien qué va a pasar. Los amigos circulares somos nosotros, medio perdidos, distraídos, charlamos alrededor de Félix González-Torres y sus obras. Durante este encuentro, Leopoldo propone formas de abrir el tiempo, para compartir una luz que nunca se va.

Leopoldo Estol cursó estudios de Historia del Arte en la UBA. Estudió dibujo con Martín Kovensky y asistió al taller de análisis de obra de Pablo Siquier y Jorge Macchi. Fue becario del Programa de Talleres para las Artes Visuales, C.C.R.Rojas – UBA | Kuitca (2003-2005). En 2006 coordinó un taller de discusión de arte y realizó curadurías en la galería Alberto Sendrós (2005) y en el Centro Cultural General San Martín en el marco del encuentro Cultura y Media (2006). Escribió sobre arte para el diario Ámbito Financiero y actualmente colabora con el suplemento Radar de Página 12.
Realizó exposiciones individuales en Buenos Aires y en Milán, Italia. También realizó en colaboración con Diego Bianchi la instalación Escuelita de Thomas Hirschhorn (Belleza y Felicidad 2005). Participó en la Bienal del Mercosur, Porto Alegre (2007). En 2006 fue premiado por la Asociación Argentina de Críticos de Arte como artista iniciación (premio compartido con Cristian Segura). Presentó POXIPICS, imágenes de comienzos de siglo (Curaduria: Ines Katzenstein) en la Bienal del Mercosur, Porto Alegre, 2007 y La Mañana del mundo, en Galeria Ruth Benzacar, Buenos Aires, marzo 2008.


Encuentro de poesía
5. Rompecabezas de amor
A cargo de Roberto Echavarren.
Poetas invitados: Gabriela Bejerman, Ná Khar Elliff-ce y Romina Freschi
Miércoles 29 de octubre a las 18:30. Sala 5 (2º piso). Entrada libre y gratuita

Roberto Echavarren es poeta, novelista y ensayista. Sus últimos libros: el poema narrativo Centralasia (Buenos Aires, Tsetse, 2005, Premio Ministerio de Cultura de Uruguay); El diablo en el pelo, novela (Buenos Aires, Cuenco de plata, 2005), Ave roc, novela (Buenos Aires, Mansalva, 2007); Fuera de género: criaturas de la invención erótica, ensayo (Buenos Aires, Losada, 2007). Enseñó en la Universidad de Londres, la Universidad de Nueva York (EUA), la Universidad de la República (Uruguay) y el Instituto Ricardo Rojas (Universidad de Buenos Aires).



Programación sujeta a modificaciones.

Esta exposición es presentada por CLARO
Medio asociado Revista Ñ

Cuenta con el apoyo de
Radio Mitre | TN | Knauf | Escorihuela Gascón | CraveroLanis | Girola Vía Pública