Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada

Contra-site de Daniele Incalcaterra y Fausta Quattrini

En una pequeña aldea perdida en las montañas de Vallegrande, Bolivia, un equipo de cineastas europeos filma una película documental sobre la búsqueda de los restos de Ernesto Che Guevara efectuada por un grupo de antropólogos forenses cubanos. La aldea se convierte, de repente, en el epicentro mediático mundial. A Vallegrande llega también una comisión especial del gobierno, escoltada por un contingente de militares, que impide al equipo y a los periodistas continuar el rodaje. El director descubre que los funcionarios quieren asegurarse la exclusividad de las imágenes para poder venderlas a la cadena CBS y decide iniciar un proceso contra la comisión del gobierno en defensa de la libertad de expresión.
Los cineastas deciden crear el primer sitio de la región conectado a Internet para dar la palabra a los habitantes. La historia “oficial” describe al campesino vallegrandino como al traidor responsable de la captura del Che y, en consecuencia, de su muerte. El sitio permite a los navegantes de la Red conocer “la otra” versión de la historia y seguir día a día las intrigas alrededor de la búsqueda.
Rafael, un joven argentino especialista en informática, es el responsable del armado del sitio, pero también trabaja secretamente en un contra-sitio durante las noches, mientras los cineastas duermen. En este sitio clandestino expresa su profunda desilusión por el mito creado alrededor del Che y por los otros miembros del equipo, que él define como “euromilitantes sin ironía, e infoanalfabetos”. Durante el día, juega el papel de “espía independiente”. Usa su web-cam conectada a la red para filmar todo lo que transcurre en la intimidad de la casa sin que nadie se dé cuenta.
Basada en hecho reales, Contra-site sigue una doble línea narrativa. Por un lado, registra el complicado proceso de hallazgo e identificación de los restos del Che. Por otro, a través de Rafael y su confrontación con los documentalistas, sintetiza el alto grado de escepticismo político en el que vive una generación para la cual el Che ya no es el símbolo de una utopía sino sólo un retrato en una remera.



El mito y la búsqueda
El 9 de octubre de 1967, los militares, exponiendo al público el cuerpo del Che, querían que los periodistas comprobasen la identidad de aquel cadáver frente a la opinión pública de todo el mundo.
Antes de exponerlo, lo habían lavado y dispuesto con el fin de hacerlo reconocible y disipar así todas las dudas que el anuncio de su muerte había planteado. Desde hacía varios meses, antes de que el Che partiese para África, circulaban distintas noticias que lo daban por muerto.
El 10 de octubre, muchos de los principales periódicos del mundo recibieron una radio-foto que rápidamente llegaría a hacerse célebre: la del cadáver de Ernesto Che Guevara rodeado por militares del ejército boliviano, que, orgullosos, exhibían su cuerpo inerme como prueba irrefutable de su muerte. Por la composición del grupo y la presencia luminosa del Che, que tenía los ojos abiertos, como si no hubiera muerto, la foto no tardaría en ser comparada con algunos cuadros paradigmáticos de la pintura universal, como El Cristo muerto de Mantegna y La lección de anatomía de Rembrandt. Aunque la intención de los militares fue clausurar su trayectoria, con esa puesta en escena lo colocaron directamente en el panteón de las figuras místicas y legendarias de los bolivianos.
En noviembre de 1995, cuando el presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada autorizó las investigaciones para localizar la fosa común donde supuestamente había sido sepultado el Che, las Fuerzas Armadas bolivianas declararon no saber dónde estaba el cuerpo. Representantes de la Asociación por los Derechos Humanos sostienen, sin embargo, que esto es imposible. Como hace treinta años, los militares alimentan de ese modo la figura mítica del Che.

Ficha técnica
Contra-site (Argentina, 2003) Dirección y libreto: Fausta Quattrini, Daniele Incalcaterra. Imágenes: Daniele Incalcaterra, Fausta Quattrini, Mariano Marin. Música: Frank Williams, Fantazio. Gráfica: Punga. Edición: Fausta Quattrini. Sonido: Gaspar Scheuer, Patrick Genet. Mezcla: Philippe Kohler. Producción: Daniele Incalcaterra. Duración original: 87’.
Con Mariano Marin, Romina Paula, Tomás Lecot, Daniele Incalcaterra, Fantazio, Frank Williams, Fatty. En su propio rol: los habitantes de Vallegrande, integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), equipo de científicos cubanos, comisión especial del gobierno boliviano.

 Domingo 8 de agosto de 2004 a las 20:00
 Jueves 12 de agosto de 2004 a las 22:00
 Domingo 15 de agosto de 2004 a las 20:00
 Jueves 19 de agosto de 2004 a las 20:00
 Domingo 22 de agosto de 2004 a las 20:00
 Jueves 26 de agosto de 2004 a las 22:00
 Domingo 29 de agosto de 2004 a las 20:00
 Miércoles 6 de febrero de 2008 a las 20:00