Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

República nuestra (Republica nostra, Italia, 1995) 78’.
En 1994, después de solamente siete meses de gobierno, Silvio Berlusconi, el magnate de los medias, tuvo que abandonar su cargo de Premier ministro a causa de graves acusaciones de corrupción. La película empieza con las elecciones legislativas de 1994. Alterna las imágenes de la campaña de los dos candidatos milaneses con los procesos de “Mani Pulite” (Manos Limpias). Dichos procesos pusieron en evidencia las conexiones de corrupción entre el mundo económico y el político. La película muestra claramente cómo Berlusconi se sirve de su imperio mediático y de su fortuna para llegar a sus fines. Sus tres cadenas televisivas privadas funcionan como poderosos voceros, utilizando un lenguaje populista sin escrúpulos, avalado por periodistas vendidos. Un testimonio complejo pero instructivo sobre una Italia enferma de su democracia.
“Incalcaterra no quería hacer el típico informe televisivo y por eso eligió conscientemente una aproximación y una técnica que rinde mejor en la pantalla grande. Imágenes cinematográficas calmas y detalladas resultan ser capaces de revelar cosas que las fugaces tomas televisivas ignoraron. Para este retrato de la Italia contemporánea, en medio de la confusión política y económica, Incalcaterra eligió un reducido número de personajes que funcionan casi como los protagonistas de un drama real shakespeareano. Como locación eligió Milán, la ciudad del imperio mediático (y futbolístico) de Berlusconi y también de su rival Antonio Di Pietro, quien, con su investigación sobre corrupción, sacudió al Estado italiano hasta sus cimientos. Otro papel importante es jugado por Alvaro Superchi, que trabajó durante veinte años para Alfa Romeo. Se trata de un activo sindicalista y candidato por el PDS (sucesor del abolido Partido Comunista Italiano). Berlusconi está presente de forma indirecta. Su rol es representado en el film por Gianni Pilo, especialista en encuestas y uno de los más importantes asesores de Berlusconi, algo así como el consigliere del Padrino. Incalcaterra reunió su material con gran paciencia y cuidado y el resultado es sorprendente. Su film es una nueva prueba de que la verdad es más fantástica que la ficción.” (Catálogo del Festival de Rótterdam, 1996).
La película fue seleccionada para el Festival Cinema Giovanni de Turín, Festival du Réel, París, Festival de Rótterdam, Festival de Montreal y la sección FIPA, Biarritz. Obtuvo una mención especial en el Premio Europa, 1996.