Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada


Ánima Buenos Aires de María Verónica Ramírez
Sábados a las 18:00

La historia del cine de animación argentino está llena de singularidades, como la obra de Quirino Cristiani, pionera aquí y en el mundo, los esfuerzos aislados por integrarse a la industria del cine por parte de dibujantes como Hernán Oliva, Dante Quinterno o Jorge Caro, o la inmensa popularidad de los personajes de Manuel García Ferré. Desde los ’90, a partir de la propagación de las nuevas tecnologías digitales y el impulso publicitario de los multimedios, el cine de animación comercial se consolidó en Argentina con numerosos ejemplos más o menos deudores del modelo industrial impuesto por Walt Disney.
Más secretos habían sido los escasos ejemplos de animación realizada con el único y lúdico fin de la expresión personal, por lo general autofinanciada con recursos obtenidos en la publicidad o la enseñanza. Esa línea, más ligada a la plástica y la experimentación formal, fue practicada esporádicamente y por muy pocos realizadores, como Luis Bras, Víctor Iturralde o Jorge Martín (Catú). Desde 1990 el programa Caloi en su Tinta apoyó esta zona particular del cine animado, primero mediante la difusión sistemática de la obra de grandes autores extranjeros que se mantenían desconocidos en Argentina (como Paul Driessen, Michaela Pavlatova, Piotr Dumala, Michel Ocelot y muchos otros), y después alentando la producción local a través de la oroganización de concursos y retrospectivas históricas que hicieron un recorrido internacional. Decenas de jóvenes artistas comenzaron a realizar sus propios films, motivados por el muy diverso material que el programa promovía, con la ayuda de las nuevas herramientas digitales.
Con Ánima Buenos Aires la realizadora María Verónica Ramírez (creadora del ciclo televisivo junto con Caloi) da el paso que faltaba en esa progresión, que parece natural pero carece de precedentes: llevar la animación nacional de autor a la pantalla grande, al cine comercial, que tradicionalmente le fue esquivo. El proyecto reunió a algunos de los más importantes artistas argentinos con la consigna de crear libremente cuatro cortometrajes y una situación de enlace, alrededor de la evocación de una Buenos Aires mítica.
A lo largo de casi dos décadas en el aire, el programa Caloi en su tinta volvió popular en nuestro país un cine que sólo conocían los especialistas e hizo cuestión de trazar todos los vínculos posibles entre ese cine y las tradiciones plásticas que lo enriquecen. Ánima Buenos Aires traslada ese propósito al terreno de la producción nacional: en su material confluyen las diversas perspectivas creativas de sus realizadores pero también pueden encontrarse referencias a diversas expresiones plásticas populares, desde Berni hasta los stencils callejeros. Es muy apropiado que el film termine con un episodio realizado por el propio Caloi: nadie hizo tanto como él por la animación local, salvo Cristiani, que también llegó al cine desde el humor gráfico. Ese final, por lo tanto, es también un principio.
Fernando Martín Peña

 Sábado 1 de junio de 2013 a las 18:00
 Domingo 2 de junio de 2013 a las 18:00