Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

“Un día me llama el vasco Fuertes, nuestro distribuidor en Montevideo: “¡Héctor! ¡Te has jodío pa’ toda la vida!  ¿Qué? Pues que he visto La Patagonia..., en la puta vida vas a hacer algo mejor!... ¡Haz el fracaso cuanto antes!”. En Nueva York había vuelto a leer El muerto.   Curiosamente, en castellano no me había impresionado tanto como en inglés. Ayala y yo hablamos con Borges, que se mostró muy bien dispuesto, y, como la acción transcurría en Montevideo, se nos ocurrió convocarlo a Onetti. Lo fui a ver a su casa de Pocitos, se mostró interesado pero  me recomendó que, para los diálogos gauchescos, lo llamara a Julio César Castro. La adaptación la hicimos con Ayala y nunca supimos cuánto de Onetti hubo en ese guión.  Para nosotros lo importante era reunir a las dos grandes plumas del Río de la Plata. Invitamos a Onetti a Buenos Aires y organizamos una reunión con Borges.  Mientras que el uruguayo conocía toda la obra de Borges y admiraba El muerto, nuestro Georgie no tenía la menor idea de quién era Onetti. Cuando terminó la reunión y lo llevaba a su casa me preguntó: “¿Estamos solos?” “Sí”. “Pero ese hombre es como un chico,  dice palabrotas y todo”. Esa fue toda  la impresión que Juan Carlos Onetti le causó a Jorge Luis Borges.


La cuestión es que hicimos la película, la estrenamos... y los dos primeros fines de semana se declaró una huelga de operadores de cine. La película se murió. Como había dicho mi amigo, hice el fracaso.”

 Jueves 6 de abril de 2006 a las 18:00