Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

“Después de siete años de dictadura, con Cámpora empezó un período democrático que parecía duradero. Cuando leí los cuatro libros de Bayer (el último todavía estaba inédito) sobre el episodio de la Patagonia, de inmediato me imaginé la película: una desconocida tragedia argentina con las características de un western. En un cine donde cada vez que aparecía un militar tenía que ser impoluto y donde si un policía era malo tenía que vestir de civil, me pareció que ya era hora de hacer una película sobre ese hecho puntual del ejército. Hablé con Bayer, se entusiasmó muchísimo y empezamos a trabajar con Ayala y él en el guión. Toda adaptación es en el fondo una cuestión de elección. Nuestro socio Repetto, que sigue siendo el ala derecha de la compañía, insistió en que averiguáramos qué opinaba el ejército sobre un proyecto así. Un coronel amigo suyo llevó el libro a la superioridad y volvió diciendo que el arma Ejército era prescindente en materia de cinematografía, lo que implicaba que se podía hacer. Durante la preproducción había un clima político positivo: el ejército  participaba brazo a brazo con los montoneros en el Operativo Dorrego, en ayuda de los damnificados por las inundaciones en el oeste de la provincia de Buenos Aires. Pero el 15 de enero de 1974, cuando ya estábamos filmando en Santa Cruz,  el ERP atacó el regimiento de Azul y mató a varios militares,  con Perón ya Presidente de la Nación. El rodaje siguió tal como estaba planteado en el guión a pesar de la duda de si podríamos llegar a estrenarla.  Cuando volvimos a Buenos Aires nos enteramos que Perón estaba muy enfermo y pensamos que si se moría, gobernarían Isabelita y López Rega y que la película sería censurada. Trabajando sin parar un minuto terminamos la postproducción en sólo cuatro semanas. El 5 de abril la presentamos al Ente de Calificación Cinematográfica pero,  por presión del General Anaya,  comandante en Jefe del Ejército pero la autorización necesaria para su estreno demoró –con gran angustia de parte nuestra- hasta los primeros días de junio.  Finalmente, el día 13 la estrenamos, dos semanas antes de la muerte de Perón. El clima político se hizo insoportable y ante las amenazas de muerte para el elenco y para nosotros,  levantamos la exhibición. La reestrenamos con Alfonsín y pasó algo notable: la película tenía más actualidad en el ’84 que diez años antes. Se hablaba de los radicales en el poder (algo inimaginable en el ’74), hablaba del peligro de la guerra con Chile (que casi se había producido en el ‘78), hablaba de las cañoneras británicas en las Malvinas (en el ’82 habíamos ido a la guerra). Y,  lo más importante, el personaje de Alterio decía: “Podrán decir que fui un militar sanguinario pero nunca que fui un militar desobediente”, con lo que también nos anticipamos a la teoría de la “obediencia debida”.”

 Viernes 2 de abril de 2004 a las 22:00
 Domingo 4 de abril de 2004 a las 22:00
 Jueves 8 de abril de 2004 a las 20:00