Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

Noche de circo (Gycklarnas afton, Suecia-1953) de Ingmar Bergman, c/Ake Grönberg, Harriet Andersson, Hasse Ekman, Gudrun Brost. 93’.

En 1952, cuando Bergman se perfilaba como la importante revelación del cine sueco, el crítico inglés Forsyth Hardy incluyó en su libro Scandinavian Film un breve análisis sobre el director con las frases: “Todos los films que ha escrito o dirigido tienen un sabor distintivo. Parece buscar la expresión de las desesperanzas y las frustraciones de la vida moderna, la soledad y la angustia de gente joven que trata de entenderse con un mundo difícil. Bergman siente intensamente este tema y es capaz de comunicar tan vívidamente su sentimiento que obliga a aceptar su argumento. En el análisis puede comprenderse que, al aislar lo excepcional, exagera su caso y habla solamente de lo anormal. Si esta es toda su filosofía, es excesivamente restringida y deberá agotar rápidamente las variaciones posibles”. La observación de Hardy (…) es sustancialmente válida en cuanto apunta la reiteración de Bergman sobre el molde de la pareja que debe luchar con el mundo y consigo misma para encaminarse hacia la felicidad. Lo que Hardy no llegó a ver es que Bergman procuraba no solamente expresar las angustias de la juventud moderna, sino que se encaminaba a temas más ambiciosos, cuyas líneas estaban ya trazadas en los films previos: los dramas del amor, de la convivencia, de la resignación, los conflictos particulares del artista que quiere realizarse como tal, la discusión sobre el valor y el sentido de la vida, la muerte o la fe. Toda una etapa de Bergman, desde 1956, agitaría esos temas mayores en forma explícita, pero antes de ellos Bergman llegó en 1953, con un film fracasado e incomprendido, a una aproximación cifrada de su obra posterior. Realizó Noche de circo apartándose de la empresa productora Svensk Filmindustri y apartándose también de una ambientación moderna. Su acción parece ocurrir a principios de siglo, en una aldea humilde y en un circo que no tiene siquiera los brillos que los circos suelen adquirir en la pantalla, sino la decadencia, la pobreza y la indigencia de una troupe trashumante que se exhibe para seguir viviendo. En un perspicaz análisis del film, Edgardo Cozarinsky señala en Flashback que el circo fue elegido como el “mínimo común denominador” de toda actividad artística. Obliga al artista a exhibirse y a depender de su público, pero no tiene para su eventual fracaso las justificaciones de un logro estético y se constituye así en un ámbito propicio para subrayar la faz grotesca de ese fracaso, agregando la humillación física a la humillación moral. Por otro lado, Bergman coloca en intencionado paralelo el fracaso del amor, no sólo para el dueño del circo que es su protagonista, sino también para su amante, la ecuyere que lo acompaña. Texto de Homero Alsina Thevenet y Emir Rodríguez Monegal.

 Jueves 20 de agosto de 2009 a las 14:00
 Sábado 22 de agosto de 2009 a las 15:00