Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

El tesoro de la Sierra Madre (The Treasure of Sierra Madre, EUA-1948) de John Huston, c/Humphrey Bogart, Walter Huston, Tim Holt, Bruce Bennett, Barton MacLane. 126’.

Es una pena que a Francois Truffaut no le gustara John Huston porque ese dato ha logrado que mucha gente perezosa repita hasta el cacareo sus discutibles argumentos, sin molestarse en revisar las películas. A la visión personal de Huston, rara en un sistema de estudios que no promovía tal cosa, hay que sumar su capacidad para obtener buen cine de buena literatura, práctica que abarcó la mayor parte de su carrera y culminó en la maestría de Desde ahora y para siempre sobre Joyce. Sigue siendo difícil encontrar en el cine norteamericano del período un film que supere a El tesoro de la Sierra Madre en su voluntad de desterrar el artificio visual de la producción en estudios y en la complejidad de sus personajes, que evolucionan de diverso modo ante la mirada del espectador.
Huston buscó y logró la colaboración del autor B. Traven, individuo misterioso y elusivo sobre cuya biografía aún no hay completo acuerdo. La novela había sido comprada para el director por la Warner poco después de su primer éxito con El halcón maltés en 1941, pero el rodaje debió postergarse hasta que Huston volvió de la guerra varios años después. Traven se manifestó muy conforme con la adaptación, hasta el extremo de aceptar el final, que se aparta argumentalmente de la novela pero se ajusta a una idea sobre la que el director volvió una y otra vez: la ansiada meta que, aunque parece próxima, se diluye como un espejismo. El film se adelantó a su tiempo en la prescindencia de todo interés romántico (algo que Traven agradeció) y en el sorprendente uso que hizo de sus estrellas, que se prestaron a componer con madurez personajes poco y nada atractivos. Suele decirse, con bastante fundamento, que fue el mejor trabajo de Walter Huston (padre de John) y de Bogart, que sorprendió por primera vez a la crítica al sacudirse de encima todos los lugares comunes que él mismo había inventado en los años previos. En esa nómina ilustre debe incluirse también a Tim Holt, cuya modestia extraordinaria lo llevó a refugiarse siempre en el western de clase B pese a haber hecho trabajos memorables aquí, en Pasión de los fuertes de John Ford y sobre todo en el difícil protagónico de Soberbia de Orson Welles.
Hace décadas que esta obra maestra no puede verse en fílmico en Argentina. Se exhibirá en copia nueva, adquirida recientemente por la Filmoteca Buenos Aires.

 Viernes 14 de agosto de 2009 a las 21:30
 Jueves 20 de agosto de 2009 a las 16:00