Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

Mosaico Criollo – Variedades sonoras ARIEL nº 1 - Fonografía de SIDE (1929), de Eleuterio Iribarren. c/Joaquina Carreras, Julio Perceval, Anita Palmero y otros. 8’. aprox. 35mm.

Variedades sonoras ARIEL nº 2 – Fonografía de SIDE
(1930) c/Nedda Francy, Miguel Faust Rocha y otros. 8’ aprox. 35mm.

Mosaico criollo no es exactamente un film hablado sino una “revista musical” filmada, que alterna géneros populares en cuatro escenas, cada una con su rótulo descriptivo: Joaquina Carreras canta el aire folklórico Triste está mi rancho y luego Giménez y Suárez ("genuinos bailarines norteños") se entregan a un entusiasta malambo. En seguida Julio Perceval (“deleite de los oídos porteños”) ejecuta un solo de piano y finalmente “la graciosa intérprete” Anita Palmero canta el tango Botarate, de Acuña y De Cicco. Se grabó con un sistema de discos sincronizados, análogo al Vitaphone de la Warner Bros., pero desarrollado en Argentina por Alfredo Murúa, que algunos años antes -todavía de pantalones cortos- había inventado un micrófono magnético para el registro de discos fonográficos. Esa invención rindió una fortuna en regalías y le permitió fundar su propia empresa, que denominó S.I.D.E.: Sociedad Impresora de Discos Electrofónicos. En 1929, tras el estreno porteño de los primeros largometrajes sonoros norteamericanos y europeos, S.I.D.E. se vinculó a la productora cinematográfica Ariel (fundada por Roberto Guidi) y planificó la producción de una serie de cortos sonoros para exhibir en los cines como complemento. La serie tuvo un título genérico que relacionó ambas marcas: “Variedades sonoras Ariel – Fonografía de S.I.D.E.” Mosaico criollo lleva el número 1 y sobrevivió también un segundo film, que contiene la chacarera picaresca Doña Rosario (de Barbieri y Rial) y un segmento titulado El adiós del unitario, interpretado por Nedda Francy y Miguel Faust Rocha, bajo dirección de Edmo Cominetti, que fue realmente la primera escena hablada del cine argentino. Pudo haber otras “Fonografías”, lo que quizá explique los datos contradictorios que sobre estos materiales aparecen en las publicaciones de la época.
Ambos cortometrajes fueron rescatados en 1999 y restaurados por Juan José Stagnaro, mediante gestión de APROCINAIN.

Cortometrajes con Carlos Gardel (1930) de Eduardo Morera, c/Carlos Gardel, Enrique Santos Discépolo, Francisco Canaro, Arturo de Nava, Celedonio Flores, César Fiaschi e Inés Murray. 40’ aprox. 16mm.

Legendaria serie de diez cortometrajes en los que Carlos Gardel interpreta otros tantos temas y, en ocasiones, dialoga brevemente con sus autores. Es la más antigua experiencia de sonido óptico que se conserva y fue producida por Federico Valle, con fotografía de Antonio Merayo y sonido de Roberto Schmidt y Ricardo Raffo. Los títulos son: Añoranzas (José María Aguilar), Canchero (Arturo de Bassi y Celedonio Flores), El carretero (Arturo de Nava), Enfundá la mandolina (Francisco Pracánico), Mano a mano (Gardel, José Razzano, C. Flores), Padrino pelao (Enrique Delfino, Julio Canturias), Rosas de otoño (Guillermo Barbieri y José Rial), Tengo miedo (Barbieri y C. Flores), Yira yira (Enrique Santos Discépolo) y Viejo Smoking (J. M. Aguilar, C. Flores). En este último hay además una pequeña escena argumental que culmina en la canción y prefigura el estilo de los largometrajes que Gardel protagonizó después en Francia y Estados Unidos.

 Viernes 28 de agosto de 2009 a las 18:30: Entrada libre y gratuita