Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada

Ciudad dorada (Fat City, EUA-1972)

Apasionado de las mujeres, la bebida, las carreras de caballos, los viajes y la caza mayor, su vida fue una aventura continua que sirvió de material de base para varias de sus películas. A lo largo de 45 años desarrolló una carrera en la que se alternaron excelentes películas, títulos sobrevalorados, obras poco conocidas de gran interés y bodrios irredimibles.
En las películas de Huston proliferan los personajes desarraigados, inadaptados socialmente, que corren siempre detrás de objetivos que les terminarán siendo esquivos. Individualistas y solitarios –aun cuando eventualmente actúen en grupos- harán de esa búsqueda un periplo excluyente. Se ha hablado hasta el cansancio de estos personajes como exponentes de una supuesta moral del fracaso. Sin embargo, en sus mejores películas, esa búsqueda aparentemente inútil se convierte en una aventura vital mucho más amplia y en un intento de esos personajes por alcanzar una verdadera identidad y un sentido para su vida, algo que les otorga a estos auténticos antihéroes una poderosa dimensión dramática.
Es probable que, como bien apunta José Luis Garci, la mejor película de John Huston sea su vida pero lo cierto es que hay en su filmografía una buena cantidad de obras que le aseguran un lugar más que decoroso en la historia del cine. Para esta programación seleccioné tres títulos que están, en mi opinión, entre lo más valioso de su obra.
Mientras la ciudad duerme, adaptación de una novela de W. E. Burnett ofrece una inolvidable galería de perdedores que se proponen realizar un gran asalto que les resolverá su vida. Como corresponde en Huston las cosas no terminarán de acuerdo a lo planeado, pero el film importa no tanto por su anécdota sino por su preciso estudio de caracteres y su galería de inolvidables personajes, tanto principales como secundarios. Además, sirvió de modelo para films como Rififí, de Jules Dassin y El círculo rojo, de Jean Pierre Melville.
Ciudad dorada es una de las cumbres –tal vez no suficientemente reconocida- del director, en su descarnada descripción de los intentos de un boxeador en decadencia por reverdecer viejos laureles, paralelo al intento de otro muchacho por convertirse en estrella pugilística. Con una formidable iluminación de Conrad Hall, rodada entre gimnasios y bares de mala muerte, la película es una suerte de contracara del sueño americano y cuenta con escenas memorables, como la salida solitaria del estadio del boxeador derrotado y un personaje femenino inolvidable: la patética alcohólica reventada que interpreta Susan Tyrrell.
El hombre que sería rey, adaptación bastante libre de un relato de Rudyard Kipling y un antiguo proyecto del director, que en los años 40 tuvo intenciones de realizarlo con Clark Gable y Humphrey Bogart como protagonistas, narra la delirante aventura de dos aventureros británicos en el remoto Kafiristán. Huston descarta los rasgos pro-imperialistas del escritor convirtiendo el film en una de sus típicas historias de búsquedas destinadas a un irremediable fracaso. Tiene excelentes actuaciones de Sean Connery y Michael Caine y un dinámico y sostenido ritmo narrativo. JG.

 Jueves 16 de abril de 2009 a las 20:00