Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada

El eco (Argentina, 1985) 4’.
Naum Knop, retrospectiva (Argentina, 1987) 8’.
Suco de sábado (Argentina, 1989) 10’.

Estos cortos pertenecen a una etapa embrionaria de la obra de Ana Poliak, cuando estudiaba en el Centro de Experimentación y Realización Cinematográfica (CERC), antes de que se transformase en el ENERC. Creados con las limitaciones propias de los films de estudiantes, de todas maneras los cortos contienen rasgos que los ubican más allá de los vicios de la etapa de aprendizaje. El eco retrata a unos personajes marginales viviendo debajo de una autopista, con cierto expresionismo poético en las actuaciones y caracterizaciones. Suco de sábado sigue las indagaciones en la narrativa de los márgenes, con mayor realismo, escoltando al personaje del título y a su madre en un día por las calles de Buenos Aires. En ambos cortos hay un logrado intimismo con los personajes y una extrañada sensibilidad urbana como punto de partida para la creación visual, adelantando algunos ejes de su cine posterior. Naum Knop, retrospectiva es un recorrido audiovisual de un día en la exposición de obras del escultor del título, registrado con un sentido de la belleza rigurosa y experimental, con unos movimientos de cámara y un montaje que crea un ritmo visual muy personal.

¡Qué vivan los crotos! (Argentina, 1990-1995) c/Bepo Ghezzi, Uda Conti, Filiberto Satti, Mario Penone, Pascal Vuotto. 75’.

Este documental de creación aúna un sentido directo, estético y dramático del testimonio con una mirada cinematográfica de belleza contemplativa, sigilosa y cambiante. Identificada con la deriva del camino de su protagonista, Poliak escucha atenta sus anécdotas libertarias, pero también lo contrasta con otro testimonio, que no cree en la veracidad del linyera, dejando entrever el mito del pasado y su reverso. Así, ¡Que vivan los crotos! se debate con múltiples recursos entre el mundo interior (la fantasía, la imaginación y la memoria de cada personaje) y el mundo exterior (la reconstrucción de escenas de la vida de Beppo, un cine de paisaje, teatralidad explícita y poses evidenciadas para la cámara) que van en direcciones complementarias y además ampliaron las ideas del cine político que circulaban hasta ese momento, a través de una coherente apología de la libertad sin jerarquías sociales ni audiovisuales.

 Lunes 30 de marzo de 2009 a las 18:15