Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

Caminar trabajosamente: Una retrospectiva de films en 16mm

El siguiente programa, como todas las exhibiciones cinematográficas de TIE, está dedicado a films en su formato original, algunas de las obras más significativas del cine experimental contemporáneo. Los programas, curados y presentados especialmente para cada organización por el fundador/director de TIE Christopher May, presentan un rango ecléctico de selecciones de TIE que echan luz sobre la vitalidad continua de la belleza del celuloide, mientras que, sutiles y por momentos obvios, gestos de curaduría, filosóficos y temáticos, conducen el fluir de los programas.

Steifheit 1 & 2, Albert Sackl (1997-2007, 16mm, muda, 6min, 24fps, Austria)

El hombre en este film se masturba, en privado, mientras que a la misma vez apunta la cámara hacia sí mismo y se dirige a alguien fuera de campo. Básicamente: Sackl no sólo apunta la cámara, sino su pene también, hacia nosotros, los espectadores, hacia mí, un miembro de la audiencia del cine. ¿Por qué? Entorno: un no-ambiente, un cuarto negro que aísla su cuerpo de su entorno natural. Este no-espacio artificial crea distancia, tanto para, como de, el espectador, en otras palabras, entre Sackl y yo, y para él, de su puesta en escena, su presentación de sí mismo. Como resultado Sackl altera su posición y se pone a nuestra disposición: la inevitable lucha con y para obtener el permiso de estar caliente, suponiendo ser, pudiendo ser, queriendo ser o teniendo que ser, y la necesidad insaciable de exponerse. Las dos escenas sin editar, filmadas con diez años de diferencia, fueron realizadas capturando fotogramas a intervalos. Luego se condensan las cuatro horas de filmación en tres minutos de tiempo de proyección. Steifheit 1. Corte. Diez años después. Steifheit 2. La misma puesta, posturas, movimientos. Sackl repite sus acciones, aunque a la misma vez parece ser otro. La despreocupación, alegría y vanidad, también han pasado a segundo plano. Steifheit 1 muestra a Sackl como se presenta a sí mismo y como tiene la intención de presentarse a sí mismo. Steifheit 2 nos muestra a Sackl demostrando el acto de auto-presentación a sí mismo. La distancia de la figura que está siendo presentada se incrementa como resultado de esta intervención, el desplazamiento temporal y posiblemente el desarrollo personal del individuo Albert Sackl. Rigidez. Esto se pierde al final de la segunda parte. Sackl simplemente se sienta allí, esperando-intranquilo, molesto, pensando. Cuando un individuo toma su lugar en un escenario, explicita su propia demanda, hace su necesidad vulnerable. ¿Por qué?

Educación Metafísica, Thad Povey (2003, 16mm, sonido óptico, 4min, 24fps, EEUU)

En vez de utilizar empalmes de cinta de 16mm de ancho, este film fue editado girando los empalmes de costados para revelar los bordes dentados y la banda sonora. Los largos cortes corren diagonalmente a lo largo de la pantalla, y a medida que se desliza la cinta de película, el que salta más alto le indica el camino a la multitud. La gravedad y el deseo de volar luchan por el alma de un joven.

La influencia de la percepción de la luz ocular en el metabolismo del hombre y los animales, Thomas Draschan y Stella Friedrichs (2005, 16mm, sonido óptico, 6min, 24fps, Austria)

Una pieza compuesta de material encontrado que utiliza filmaciones de las décadas del sesenta y setenta para crear un activo test visual dirigido a la audiencia... Algunos de los momentos más interesantes del film son los fragmentos cortos dónde aparecen dos a más hombres, que fuera de contexto, crean una sensación homo-erótica que obviamente difería del propósito de la película original. El film está sincronizado a la banda sonora de una película pornográfica suave italiana de los años sesenta, que erotiza aún más la imagen “pulcra”. La única relación aparente entre las imágenes se da por la similitud en la acción y el tema, como el movimiento horizontal o una serie de rostros femeninos. El film de Draschan remite a las películas rusas de montaje, combinando las imágenes de manera única para darles un nuevo significado. En última instancia, esta película obtiene reacciones distintas de cada espectador, haciendo de ella un film con no una, sino muchas respuestas exhaustivas.

Y todos seguimos brillando, Michael Robinson (2006, 16mm, sonido óptico 7min, 24fps, EEUU)

Y todos seguimos brillando, es la visión maquinal del paraíso pos-apocalíptico. Recurriendo frecuentemente a imágenes abyectas -televisión olvidada, revistas de mediados de siglo- y a canciones pop sumamente familiares, la obra de Robinson coquetea con un pesimismo resignado, aunque se atreve a encontrar esperanza en el propio núcleo de la desesperación.

El cruce, Timoleon Wilkins (2007, 16mm, muda, 6min, 20fps, EEUU)

La película comienza con un fugaz destello de granulado rojo fundición seguido por una larga escena de ondas en el mar del más oscuro azul nocturno. Refracciones hexagonales y rayos espectrales perforan paisajes aludidos -ríos, cielos, praderas, árboles, montañas. Trozos de imágenes gráficas (aunque flotando libremente por el espacio) provocan ritmos intencionales de campos de colores claros y oscuros, produciendo imágenes fantasmas. El incierto sentido de escala que impregna los cruces geográficos y espirituales que nos cambian la vida. El título deriva de la novela El cruce, de Cormac McCarthy, la segunda entrega de su Trilogía de la Frontera (1992-98). El film fue creado bajo la jovial influencia de estas sensuales aventuras de naturaleza/ cowboy/ juventud/iniciación, y es mi analogía cinematográfica a la mayor área de interés de McCarthy: el incierto sentido de escala que impregna los cruces geográficos y espirituales que nos cambian la vida.

Transaension, Dan Baker (2006, 16mm, sonido óptico, 6.5min, 24fps, EEUU)

Latido. Desde un enfermizo barro de rojos y amarillos, negros, quemaduras y raspaduras directas sobre la cinta cinematográfica, surge el terror (pos) pos-industrial de nuestro inconsciente colectivo manchado con petróleo. Sólo tres tonos de color son necesarios para conjurar una pesadilla prehistórica verosímil o El elemento del crimen. El fuego primordial da lugar directamente a la carnicería de la era digital y refuerza la ambición imperialista de titanio. Goteando. Vistazos fugaces de pilotos de guerra. Ojos vidriosos. Torres alargadas se mecen en la brisa nuclear. Preparaciones para la batalla contra un campo de cometas supernova constituye el fondo. La imagen se vería más clara sin la niebla piro-tóxica. En cambio, es calor sin estación, sequía sin ciclo; este momento es la llegada no prevista, la aniquilación final. Gorjea tu último precioso electorado consumista. La representación se torna supervivencia, a medida que la farsa de la autoridad se desmorona junto con todo otro vestigio de una civilización frenética y crédula. El sol ha explotado y derrama una mezcla espesa, sudorosa de guerra tecnológica e industria rica y carnosa. Así es el infierno hecho por el hombre. Ecos. La ciencia ficción se encuentra con el corazón de la oscuridad. Es una visión para aquellos obsesionados con el éxtasis. Pero la ecología reemplaza a la religión de antaño. Sólo que nadie está escuchando. Somos el Hindenburg, el Titanic, el Worl Trade Center. Una figura aparece en el borde inferior derecho, con los brazos abiertos, un sustituto para la humanidad: ¿Acogedor?¿Desafiante?

Tittilar (parte superior y parte inferior), Michael Gitlin (2001, 16mm, sonido óptico, 3min, 24fps,EEUU)

La fuente para Titilar (parte superior y parte inferior) es un trozo de cinta de 35mm que fue cortada y re-perforada para proyectar en 16mm. Cada fotograma de la imagen original en 35mm cubre dos fotogramas de 16mm, con la parte superior de la imagen original en un fotograma y la mitad inferior en el fotograma siguiente. El film es una suerte de juguete óptico que titila, con un collage de densa banda sonora que se choca contra el complicado entramado visual de imágenes. Titilar (parte superior y parte inferior) araña la ficción de las tomas originales, dejando detrás suyo, en su imagen fantasma fosforescente, un mundo vibrando de peligro solitario.

Vom Innen; von Aussen, Albert Sackl (2006, 16mm, muda, 20min, 24fps, Austria)

Vom Innen; von Aussen es un escrutinio maravillosamente desconcertante, un estudio del cuerpo humano en el contexto de su medio ambiente, El film comienza con un departamento vacío que empieza a moverse girando en torno a un punto fijo. Esto introduce la fijación cinética que Sackl explora a lo largo del film, de la revolución. Las implicancias de la revolución para la propia auto-imagen del hombre y su visión histórica parecen ser las grandes preocupaciones conceptuales del film. A fin de cuentas, el film tiene una cualidad verdaderamente meditativa, una meditación que abarca nuestras nociones sobre nuestros cuerpos y las reglas que los gobiernan, tanto medioambientales como auto impuestas.

 Sábado 30 de agosto de 2008 a las 18:00