Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

Vampir-Cuadecuc (España, 1970) de Pere Portabella, c/Christopher Lee, Herbert Lom, Soledad Miranda, Jesús Franco. 67’.
Vampir-Cuadecuc es posiblemente el filme clave para entender la transición que se produce en el campo cinematográfico español desde el período de los “nuevos cines” (permitidos por la administración franquista) hacia las prácticas clandestinas, ilegales o abiertamente de oposición antifranquista. Consiste en una filmación del rodaje del filme comercial El conde Drácula, de Jesús Franco. Portabella ejerce dos tipos de violencia sobre la narrativa estándar: elimina totalmente el color y sustituye la banda sonora por un paisaje de colisiones imagen-sonido a cargo de Carles Santos. Filmado, provocadoramente, en 16 mm y con negativo de sonido, las tensiones entre el blanco y el negro favorecen el extraño “materialismo fantasmático” de este análisis desvelador de los mecanismos de construcción del ilusionismo del cine narrativo dominante, que al mismo tiempo constituye una intervención radical en la institución cinematográfica española.

Play-back (España, 1970) de Pere Portabella. 10’.
Play-back se ofrece como un pequeño ensayo, en un doble sentido. Es un satélite de la constelación de trabajos que Portabella dedica a analizar la “materialidad” de los lenguajes estéticos y culturales (así pueden entenderse también Vampir-Cuadecuc y Miró l'altre, entre otros). Y, al mismo tiempo, lo hace sobre los ensayos de una grabación de Carles Santos con un grupo coral del Liceo de Barcelona. La filmación se realizó en el teatro Els Lluďsos de Grŕcia de Barcelona.

Acció Santos (España, 1973) de Pere Portabella, c/Charles Santos. 18’.
Acció Santos es un cortometraje característico del Portabella tocado por el arte conceptual y el autoanálisis de los lenguajes artísticos en los 70. El filme se divide en dos grandes segmentos. El primero está compuesto por un par de planos fijos del pianista, Carles Santos, ejecutando una pieza clásica, mientras que el segundo lo muestra oyendo su propia interpretación en un altavoz hasta que se coloca unos auriculares, de manera que el silencio se apropia de la película y, consecuentemente, también de la audiencia presente en la sala de cine. La duración del plano en silencio es la del “Preludio” de Chopin.

 Domingo 16 de abril de 2006 a las 21:15
 Miércoles 13 de noviembre de 2013 a las 18:30