Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

El sabor de la cereza [Tam-e ghilas / Taste of Cherry] (Irán, 1997) c/Homayun Ershadi, Abdolhossein Bagheri, Afshin Jorshid Bajtari, Safar-Ali Moradi, Mir-Hossein Nuri, Ahmad Ansari, Hamid Massumi. 99’

El sabor de la cereza es una suma de elementos primarios. “Uno, dos, tres, cuatro” canta el señor Badii al soldado que lo acompaña, recordando su servicio militar. Igual ritmo marca la patrulla que trota por la ladera en la que deambula Badii. La síncopa de esos números signa el tiempo narrativo y el sentido de la historia. Uno es la ciudad, un suburbio industrial que Badii abandona para internarse en el laberinto de la montaña. Dos es este espacio desértico por el que Badii sube y baja en su camioneta buscando un hombre dispuesto a ayudarlo en su primaria necesidad: que alguien se asome al pozo cavado por él junto a un árbol solitario, y lo cubra de tierra cuando sea ya un cadáver, un hombre que ha abandonado la vida por propia voluntad. Tres es la tierra, uno de los cuatro elementos primarios del mito, el que predomina sobre los otros en la película, como en casi todas las de Kiarostami. Su protagonista se sumerge en la tierra transformada en polvo por las máquinas, en el polvo parece deshacerse para emerger sin sombra. Su único deseo, antes de darse muerte, es volver a ella. “¿No es linda la tierra? Nos da todas la cosas buenas”. Dice al guardián de la garita que vigila el trabajo de las excavadoras. “Usted cree que todo lo bueno vuelve a la tierra”, le responde éste. Cuatro son los otros hombres, obreros, soldados, un seminarista. Gente simple orientada por un sentido del deber de impronta religiosa. Badii es un hombre complejo, cargado de una angustia cuyo origen nunca conoceremos. La religión no le ofrece respuestas. Es un hombre moderno cuya intención suicida desafía al orden religioso que pacifica las vidas de sus prójimos.

Texto de Eduardo Rojas.

 Sábado 8 de abril de 2006 a las 14:00
 Miércoles 19 de abril de 2006 a las 12:00
 Sábado 29 de abril de 2006 a las 14:00
 Lunes 25 de noviembre de 2013 a las 18:00