Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

Adiós, querida luna (2003) de Fernando Spiner, c/Alejandro Urdapilleta, Alejandra Flechner, Gabriel Goity, Horacio Fontova. 98’.

En el año 2056, tres astronautas argentinos llegan a la luna con la misión de destruirla, pero quedan varados a la espera de órdenes y a merced de los peligros que suponen el aislamiento espacial, el peligro de la locura y un extraterrestre cachondo, de apellido García. El cine argentino ha sido pródigo en comedias de costumbres pero muy rara vez se ha atrevido al disparate surrealista, que para funcionar no sólo exige timing y disciplina sino además cuotas muy altas de imaginación y desprejuicio. En ese sentido el film tiene su mayor punto de apoyo en Urdapilleta, Flehner y Goity, que hacen aquí una consumada demostración de lo que supone la interpretación cómica. Como es habitual en el género, cada situación se ha construido a partir de improvisaciones pero es evidente que su ejecución final se ha logrado después de refinar cuidadosamente cada gesto, cada frase, cada matiz. En razón de ese rigor es que el film puede alternar con fluidez escenas de humor grueso (como el brillante remate del film) con otras de una elegancia digna de Alphone Allais (como una extraña situación en clave de deja vu).
A diferencia de La sonámbula, donde los abundantes méritos formales no siempre encontraban su contrapunto en el elenco, Spiner mantiene en todo momento el control de su film, acompaña el tour de force de sus actores con una puesta en escena igualmente precisa y les proporciona un contexto creíble utilizando efectos especiales tan ingeniosos como económicos. Es obvio que el trabajo de un realizador siempre es delicado, pero en un film de este tipo lo es más todavía porque un plano demasiado abierto o un corte impreciso pueden estropear por completo la eficacia cómica de una escena. En cambio, en Adiós querida luna cada una de las decisiones formales de Spiner potencia el óptimo rendimiento de su elenco.
Fernando Martín Peña

 Sábado 10 de diciembre de 2005 a las 23:55