Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Películas proyectadas

The Chelsea Girls (1966) c/Marie Menken, Mary Woronov, Gerard Malanga, Ondine, Ingrid Superstar, Susan Bottomly, Angelina “Pepper” Davis, Rene Ricard, Ronna Paige, Mario Montez, Nico, Ed Hood, Patrick Flemming, Eric Emerson. 210’

Se trata del primer film underground que logró un estreno formal y una distribución en varias ciudades. Fue incluso prohibido en Boston, lo que aumentó su popularidad y contribuyó a ser uno de los pocos films de la obra de Warhol que no sólo recuperó su costo sino que proporcionó una apreciable ganancia.
El uso que Warhol hace de la toma extensa no sólo sugiere la vigilia de un voyeur ante un encuentro sexual, o la adoración que un fan tiene por un ícono cinematográfico. También es el equivalente visual de un interrogatorio en tercer grado, o una investigación sostenida de determinadas puestas en escena. Así como Warhol permite a los miembros de su entorno que se expongan a sí mismos –literalmente- frente a la cámara, también permite que los intérpretes se desenmascaren psicológicamente. En cierto sentido, la toma extensa se transforma en una forma de efecto temporal y sensacionalista para eventos tan notorios como patéticos: una percepción del fenómeno de la vie ardente, preservada en sus films. Como en una ópera en la que el diálogo y la acción, de cualquier naturaleza práctica, se detienen para que se cante un aria, los films de Warhol incluyen momentos de verdadera intensidad emocional.
Warhol ha escrito respecto de sus estrellas: “Desde luego, las películas se volvieron parte de sus vidas; se metieron tanto en ellas que pronto uno no podía separar realmente ambas. Uno no podía notar la diferencia, y a veces ellos tampoco”. Y agrega: “Todos hacían lo que siempre habían hecho: ser ellos mismos (o realizar una de sus rutinas, que usualmente era la misma cosa) frente a la cámara”. Por medio de la toma extensa, Warhol podía capturarlo todo en la película.
La máxima expresión de muchas horas de filmar tomas extensas, para luego planificar cuidadosamente una orquestación de esas conductas monitoreadas, tuvo lugar en Chelsea Girls: doce rollos de tomas extensas, sin compaginar, que registran doce situaciones diferentes y se proyectan de a dos a la vez. Cada intérprete es situado frente a la cámara con instrucciones de quedarse allí actuando hasta que el rollo se acabe. Secuencias en color y blanco y negro son proyectadas en dos pantallas con o sin sonido, y veces con filtros de color colocados en las lentes de los proyectores. Partes del film fueron escritas por Ronald Tavel y el propio Warhol “puso en escena” todas las circunstancias que fueron filmadas. Por ejemplo, le pidió a Eric Emerson que hiciera un monólogo autobiográfico y que luego se desnudara en alguna parte de la toma. En otra secuencia, Warhol le dijo a Marie Menken, antes de filmar, que debía “interpretar” a la madre de Gerard Malanga. El punto de partida es elegido de acuerdo con las posibilidades de las personalidades “encontradas”. Éstas pueden colisionar entre sí o pueden evocar un narcisismo introspectivo. En un sentido muy real, Warhol permite que estas personas desplieguen las heridas psicológicas que todavía tienen abiertas. Gracias a la toma extensa, Warhol se asegura de que, en alguna parte del rollo, algo tocará un nervio.

Salvo donde se indican otros autores, estas notas proceden o se basan en Warhol’s Art and Films de Patrick S. Smith, UMI Reasearch Press, Michegan, 1986.
Este ciclo se realiza gracias a la colaboración del MoMA de Nueva York.

 Viernes 4 de noviembre de 2005 a las 22:00
 Domingo 13 de noviembre de 2005 a las 14:00
 Miércoles 29 de agosto de 2012 a las 19:00