Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada


Modelo 73, de Rodrigo Moscoso

Coescrita por Rodrigo Moscoso y Juan Villegas, Modelo 73 fue filmada en la ciudad de Salta durante los veranos de 1998 y 1999, con actores y escenarios de la ciudad. Un grupo reducido de técnicos -en su mayoría egresados de la Universidad del Cine- trabajaron a partir de un bajísimo presupuesto, con el apoyo de la Universidad y de la Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta. Importantes bandas alternativas nacionales fueron convocadas para la banda de sonido del film, entre ellos El Otro Yo, Suárez, Victoria Mil, Fotofobia y Adrián Paoletti, quien también compuso la música original. En Marzo de 2000 la película fue invitada a participar de la sección work in progress de los XII Recontres Cinemas d'Amerique Latine de Toulouse, y a fin de año recibió por concurso un apoyo financiero del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales destinado a la postproducción.
En el 2001 la película terminada participa en la sección oficial competitiva del III Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente y del 44th San Francisco International Film Festival.

La película transcurre en Salta y está concentrada en tres amigos. No hay una acción propiamente dicha sino, más bien, una suma de situaciones breves que, de a poco, componen un clima. Los diálogos son verosímiles pero no naturalistas y están dichos en un tono uniforme que define una especie de extrañamiento existencial, como pasa en el cine de Hal Hartley. A Moscoso le gusta Hartley, previsiblemente, y también Martín Rejtman, cuyos largometrajes están trabajados en un registro parecido, pero sobre todos ellos prefiere a Eric Rohmer. A la hora de citar referentes, sin embargo, dice, con madurez, que "más que afinidad con alguien u oposición a otro, siento pedazos de similitudes con muchos".

Rodrigo Moscoso: -Tenía una idea vaga sobre tres amigos y un auto, y un lugar donde vivían los tres que era todo un complejo de monoblocks. Le propuse a Juan Villegas comenzar a escribir algo a partir de eso, trabajamos durante tres meses y a fines del 96 ya estaba listo. El problema era que ese año ya era tarde para filmar porque queríamos que la historia comenzara en Navidad y terminara en Carnaval, y había que documentar cosas que suceden en la ciudad y tienen que ver con esas fechas. Los fuegos artificiales que se ven en la película, por ejemplo: eso es Salta a las doce de la noche de Navidad. Y ya estábamos muy encima, era imposible hacerla esa verano.
Al año siguiente comenzamos la filmación medio de golpe, no teníamos todo demasiado solucionado, pero nos mandamos porque si no teníamos que esperar otro año más. Faltaban cosas de utilería, locaciones, la mitad de los actores. Las cuestiones de producción allá las manejé yo solo, viajando un par de meses antes, porque de acá nadie podía irse. Y es así: cuando todo es prestado tenés que pedir, volver a pedir, se te caen cosas sobre la hora...
-¿Cómo trabajaste las actuaciones?
-No hice casting, fui eligiendo gente de la calle. Y para uno de los personajes lo puse a mi hermano, fue creo que el tercero que entró. No encontraba a nadie y le dije: "¿Querés hacerlo?", se prendió, y después se puso a estudiar teatro. Hay unos pocos profesionales en roles secundarios, o en bolos.
Básicamente yo recorría el guión con los tres protagonistas y les decía: "Esta escena tiene este desarrollo de situación". Y en toda la película había, digamos, tres escenas similares. Así que las ensayábamos y era pasar cinco líneas de diálogo cada uno. Lo que me quedaba -en una de esas- era indicarles cómo decirlas, o marcar alguna pausa. El guión era más estructura que desarrollo dramático de los personajes. Estos dicen un par de frases y se acabó la escena. Todo estaba escrito, además. De pronto los actores cambiaron alguna palabra pero no hubo nada de improvisación. Habíamos escrito todo muy estructurado, todo muy Syd Field, con cartoncitos: acá pasa esto, acá pasa esto otro... Y eso me parece que está bueno, a mí me tranquiliza.
-La película tiene un gran trabajo con los tiempos, que se mantiene constante y que es lo suficientemente fuerte como para hablar de una marca estilística, aunque no vi otras cosas tuyas.
-Desde un principio se escribió para que transcurriera en Salta, de manera que los personajes son un poco así... no van hacia ninguna parte. Pasan cositas, dicen cosas todo el tiempo, pero esas cosas no llevan a ninguna parte, es como que todo el tiempo están estancados, hacen comentarios sin sentido específico. Todas cosas que no aportan a, digamos, una idea convencional de lo que es la "trama", sino más que nada a describir pequeños detalles de los personajes. Una nota del Sí de Clarín decía, y me parece que es así, que los personajes no hablan de ellos pero igual los vas conociendo a través de las pocas cosas que se dejan ver, más por lo que ocultan que por lo que muestran. Los tiempos internos estaban dados por esos diálogos, básicamente. Y por la manera de plantear las situaciones: llegan hasta acá, dicen esto, después viene una escena que funciona como la explicación de lo que pasó en la anterior... Cuando están en la casa de la mina, por ejemplo, él dice: "¿Tu papá y tu mamá están?" "No, están de viaje". Y está el plano de la cama. En la escena siguiente están metiendo las sábanas en el lavarropas. Al escribirlo estaba la idea de contar un poquito más con la imagen, tratar de que fuera lo menos obvio posible.
-¿Qué pasó cuando terminaron de rodar?
-La primera versión que armé de la película andaba en dos horas. La definitiva la laburamos con Nicolás Goldbart, el pibe que hizo el montaje de Mundo grúa. Le entregué la terminación de película a él, le dije: "Tenés quince días, reestructurala", me fui de vacaciones para no joder, porque ya había perdido toda objetividad. Volví, me mostró lo que había hecho y estaba muy bien. Hizo algo realmente propio, recortó mucho, reestructuró, pero también alargó situaciones importantes con material que ya habíamos descartado. Así que le tocamos algunas cositas y con eso llegamos justo a la primera función, que fue en el Atlas Recoleta, la primera vez que la pude ver completa y relajado.
Entrevista de Fernando Martín Peña

Ficha técnica
dirección: Rodrigo Moscoso. Libreto: Rodrigo Moscoso y Juan Villegas. Fotografía: Guillermo Nieto. música Adrián Paoletti. Arte: Paula Ferrer. Montaje: Nicolás Goldbart. asistente de dirección Luciana Inda. Sonido: Jesica Suárez y Martín Litmanovich. Productor: Rodrigo Moscoso. producción ejecutiva: Nathalie Cabiron. jefes de producción: Martín Mainoli y Miguel Mitlag. productores asociados: Saturno y Tresplanos Cine. Elenco: Sebastián Colina, Fernando Belton, Emmanuel Moscoso, Jimena González, Andrea Rodríguez, Carolina Terpolili.

 Sábado 6 de agosto de 2005 a las 20:30
 Domingo 7 de agosto de 2005 a las 20:30
 Sábado 13 de agosto de 2005 a las 20:30
 Domingo 14 de agosto de 2005 a las 20:30
 Sábado 20 de agosto de 2005 a las 20:30
 Domingo 21 de agosto de 2005 a las 20:30
 Sábado 27 de agosto de 2005 a las 20:30
 Domingo 28 de agosto de 2005 a las 20:30