Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada


Espacio ADF
El Viento (Argentina- España / 2005) de Eduardo Mignona, c/ Federico Luppi, Antonella Costa, Pablo Cedron, Mariana Briski, Esteban Meloni.

Marcelo Camorino (ADF), Director de Fotografía dice acerca de su trabajo en la película:

Me resultó interesante el tratamiento [de la película]. Decidí hacer un proceso de salto de bleach en el negativo al 100 % porque quería sacar del naturalismo a la imagen del film.
La película tiene zonas muy oscuras, donde casi no se les ve parte del rostro a los personajes o donde los blancos están muy altos: es lo que ocurre al hacer salto de bleach -las altas luces y lo que está sobreexpuesto se “quema” y la subexposición (bajas luces) adquiere una densidad considerable. “El viento”, tanto en lo rural como en lo urbano, es contemporánea: el personaje de Luppi ha vivido 70 años en un paraje desértico cerca de la cordillera, en el sur, y nunca viajó a Bs. As., por lo que me pareció interesante no mostrar un paisaje urbano naturalista. Es por esto que los cielos aparecen bloqueados y, por otro lado, utilicé muchos filtros degradé (a veces inclusive sobre las caras de los personajes) para tratar de crear una imagen no tan limpia. Como este personaje tiene una historia para contar que no se sabe hasta el final de la película, yo no quería que la imagen mostrara todo, sino que estuviera -de alguna manera- bloqueada, y que aparecieran cosas a medida que va surgiendo el relato, para que el espectador -poniendo atención a lo que hay dentro del cuadro- descubra ciertas cosas de los personajes y de la ciudad.
Para las primeras imágenes de la película, busqué la referencia de una pintura que me gusta mucho, “Sin pan y sin trabajo”, de Ernesto De la Cárcova. Quise considerar este cuadro como imagen referencial por su “aire”, su contraste, su color. Toda esta secuencia, en la dosificación, la descromaticé aún más, aprovechando el contraste que me dio el salto de bleach. Me interesa mucho lo que se llamó la Generación del ’80 en la pintura social argentina, que luego se trasladó a la década del ‘30 con las pinturas de Antonio Berni ó Benito Quinquela Martín, quienes retrataron el mundo del trabajo. “Sin pan y sin trabajo” es de 1894 y tiene influencia de la pintura italiana. Me gusta por su contraste y sus valores, sus tonos, su penumbra, contando un conflicto social a través del gesto de desesperación del hombre -con sus herramientas inútiles- y de impotencia de la mujer con su hijo en brazos.
En cuanto a la cámara, [el director] Eduardo Mignogna quería que toda la acción transcurriera dentro del cuadro, de ahí la utilización de mucha cámara fija, salvo algunas situaciones en las que se usó la cámara en mano –por ejemplo, en la cocina del departamento, algún interior, ó la escalera. Pero yo no quería que se notara como cámara en mano: sólo transmite un pequeño movimiento, un latido, una inestabilidad por el hecho lógico de tenerla encima durante los 3 ó 4 minutos que podían durar algunas de las escenas.

Marcelo Camorino en conversación con los Directores de Fotografía Christian Cottet (ADF) y Horacio Maira (ADF), mayo de 2005.