Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Icono FACEBOOK Icono Twitter Icono Pinterest Icono YouTube Icono RSS Icono RSS Icono RSS Icono RSS
Icono Malba en vivo
Bookmark and Share
 
malba.cine | Programación pasada
El cine y las artes: una historia de amor
Documentales de Heinz Peter Schwerfel



Durante agosto, con el apoyo del Goëthe Institut y de Canal A, malba.cine exhibirá una retrospectiva completa de la obra del cineasta alemán Heinz Peter Schwerfel, especializado en documentales sobre arte contemporáneo. La plástica, el teatro, la fotografía y el diseño son interrogados por Schwerfel a través de la visión de artistas como Baselitz, Kounellis, Koons, Messager, Klauke, Marthaler, Grez, Katz y Horn.


Manifiesto
Por Heinz Peter Schwerfel

Los artistas contemporáneos aman el cine. Con su lenguaje de imágenes global y universalmente comprensible, el cine parece una herramienta apropiada para que el siglo XX y el temprano siglo XXI examinen, analicen y critiquen desde adentro nuestro medio económico, político y cultural. En los últimos años, importantes muestras colectivas y las bienales de Venecia, Kassel y San Pablo exhiben muy pocos pintores y un gran número de artistas que filman. El cine es cultura de masas y los artistas de hoy parecen apreciar el lugar del artista no como un héroe romántico y recluido, que lucha su guerra solitaria contra el aislamiento y una tela en blanco, sino como un vínculo poderoso entre el mundo intelectual y el trivial, entre la cultura y el pueblo. El cine es –y al arte le gustaría ser– el lenguaje cultural masivo más importante de hoy. De manera que si un artista quiere llegar a su público, debe usar el cine. El cine es pop, tanto en nuestros días como en los de Warhol.
Además, el cine narrativo y el arte moderno nacieron más o menos al mismo tiempo, algo antes de la primera guerra mundial, cuando los pintores inventaron el collage y los cineastas descubrieron el montaje, la integración de las dimensiones “tiempo” y “espacio” en el arte y en las películas. Así es como se inició el modernismo y la duradera historia de amor entre el arte y el cine. Porque el diálogo entre el arte y el cine es, por cierto, una historia de amor: un día se aman y luego se odian, se pelean, se roban. Y como en una relación buena y anticuada –o como en una película de Ettore Scola– ambas partes seducen y son seducidas, dominan y son dominadas. Un día el arte está arriba y otro día, abajo.
No hay terapia que valga para una relación tan compleja. Uno puede analizar, explicar e imitar pero nunca curar un romance entre dos egos fuertes que tienen, igual que en una pareja normal, un súper-ego negado y un abrumador inconsciente.
Si los dos egos son parte de la cambiante Zeitgeist y de la inmutable interdependencia de la cultura alta y la cultura baja, el inconsciente es la raíz común del modernismo en el collage y el montaje. Todo funciona en el tiempo y en el espacio. Pero, ¿dónde está el súper-ego, que es común al arte y al cine?
Me gusta pensar que se encuentra en el documental sobre arte.

En realidad, a los artistas no les gustan los documentales sobre su obra, aun cuando una película bien hecha, filmada en el momento justo, con dinero suficiente y difundida por un canal popular, pueda impulsar sus carreras. Pocos artistas se niegan a ser filmados. La mayoría acepta, pero... Los artistas no quieren ser filmados en sus estudios, sudando frente a una tela en blanco, explicando intenciones para las que no tienen palabras, o expresando en un lenguaje común lo que sólo pueden expresar a través del arte. Por eso fingen que los documentales son chatos, triviales, didácticos. Que simplifican lo que es complejo y explican lo que sólo puede comprenderse por la experiencia estética del encuentro físico. Como es la visita a un museo, el encuentro con una pintura, la inmersión en una instalación, o su adquisición.
Por otra parte, a los cineastas no les gusta filmar documentales sobre arte. Porque piensan que el arte es un lenguaje visual egoísta, o incluso egocéntrico, imposible de trasladar al cine. Los cineastas aspiran a inventar un lenguaje, no a trasladar otro preexistente. Y creen que los artistas son maniáticos (lo que puede ser cierto) y que el público es tonto (lo que nunca es cierto).
De cualquier manera, los cineastas creen que el documental no paga.

Yo creo que están equivocados en todo, menos en esto último.

Hacer buenos documentales es hacer cine narrativo. Un documental inteligente sobre arte nos cuenta historias acerca del artista y su obra. Ver a Francis Bacon conversando o a Jackson Pollock pintando nos enseña más sobre las grandes obras de arte del siglo que cualquier texto. El cine sobre arte significa servir a la gente: al público y a aquellos artistas que han logrado transformar el espíritu cultural del último siglo. Los filmamos, los observamos y así nos volvemos testigos del modo en que ciertos individuos consiguen obras que nos ayudan a sobrevivir. A través de su poder de seducción y utilizando las posibilidades visuales del medio cinematográfico, los documentales hacen ingresar al público a un universo que puede ser agresivo, violento, horrible o hermoso, pero que en cualquier caso es decisivo y esencial para nuestra vida.
Así, un buen documental sobre arte deja atrás la distinción entre realidad y ficción. Al utilizar las herramientas y los trucos del cine, el documental sobre arte describe el verdadero mundo del arte, que es la obra de arte en sí misma. Un buen documental sabe cómo servir a la obra de arte. Y trabajar al servicio de una obra de arte que consideramos importante es un honor. Y un riesgo. Y un oficio, una misión, una responsabilidad.
Los cineastas que creen en el cine sobre arte siempre fingen que les resulta difícil: no hay dinero para filmar, no hay ayuda de la televisión, y en cambio hay un creciente reinado del periodismo influyente que predica la cobertura breve de eventos fáciles para un rápido consumo cultural. Pero los cineastas que creen en el cine sobre arte también deben saber que tienen suerte. Son testigos de un momento privilegiado, en que los artistas se enamoran del cine otra vez y en el que usan el montaje y la cámara para contar mejor. Incluso redescubren el cine documental, precisamente ese medio en el que nunca confiaron. Hoy, los museos, las galerías y las bienales están llenos de películas hechas por artistas. Pronto estos artistas tendrán que descubrir que el arte y el cine han tenido durante muchos años algo en común. Un súper-ego que está sólidamente enraizado en el modernismo del siglo XX.



Biografía
Nacido en Colonia, Alemania, en 1954, Heinz Peter Schwerfel es cineasta y crítico de arte. Escribe para Art Kunstmagazin y SEIT, y ha publicado libros sobre artistas contemporáneos como Georg Baselitz, Jannis Kounellis y Markus Lüpertz. En 2000 publicó Kunst-Skandale (Escándalos en el arte) y, en 2002, Kunst nach Ground Zero (El arte después del Ground Zero). Su última publicación es el primer libro sobre la relación entre el cine y el arte contemporáneo. Sus películas se han exhibido en importantes muestras del Centro Georges Pompidou, el Museo Nacional de Arte Moderno de París (1988), el Museo de Arte Moderno de Nueva York (1992, co-organizada con Anthology Film Archives); en Buenos Aires, Santiago de Chile, Montevideo (1998) y Río de Janeiro (2000). En 2001-2002 se organizaron otras retrospectivas de su trabajo en el Museo Nacional de Arte Moderno de Helsinki y en la Cinemateca de México DF. En 2002, Schwerfel creó y organizó para la ciudad de Colonia un nuevo festival de cine, la KunstFilmBiennale, que tiene lugar en museos y cines, y exhibe películas de y sobre artistas, tanto en competencia como en secciones retrospectivas.

L I S T A   D E   P E L I C U L A S
Design (Serie en siete episodios) + Rasender Stillstand
de Heinz Peter Schwerfel. 182'.
Jueves 12 de agosto de 2004 a las 14.00
Viernes 13 de agosto de 2004 a las 16.00
Domingo 15 de agosto de 2004 a las 14.00
Domingo 15 de agosto de 2004 a las 16.00
Jueves 19 de agosto de 2004 a las 14.00
Sábado 21 de agosto de 2004 a las 16.00

Kounellis
de Heinz Peter Schwerfel. 71'.
Viernes 13 de agosto de 2004 a las 18.00
Domingo 22 de agosto de 2004 a las 16.00

Annette Messager + Jürgen Klauke
de Heinz Peter Schwerfel. 104'.
Viernes 13 de agosto de 2004 a las 20.00
Sábado 14 de agosto de 2004 a las 18.00

Jeff Koons + Rebecca Horn
de Heinz Peter Schwerfel. 87'.
Sábado 14 de agosto de 2004 a las 14.00
Domingo 15 de agosto de 2004 a las 18.00
Jueves 19 de agosto de 2004 a las 16.00

Alex Katz + Malstrom
de Heinz Peter Schwerfel. 114'.
Sábado 14 de agosto de 2004 a las 16.00

Utopia + Jochen Gerz
de Heinz Peter Schwerfel. 119'.
Jueves 19 de agosto de 2004 a las 18.00
Viernes 20 de agosto de 2004 a las 14.00
Domingo 22 de agosto de 2004 a las 14.00

Baselitz
de Heinz Peter Schwerfel. 97'.
Domingo 22 de agosto de 2004 a las 18.00

Bruce Naumann – Hazme pensar
(1997) de Heinz Peter Schwerfel. Documental 70'.
Sábado 21 de agosto de 2004 a las 14.00

Como les guste
(2001) de Heinz Peter Schwerfel. Documental 135'.
Jueves 5 de agosto de 2004 a las 18.00
Viernes 6 de agosto de 2004 a las 16.00
Sábado 21 de agosto de 2004 a las 18.00